Cindy Sherman: Metamorfosis

La Fundación Serralves de Oporto ofrece en la actualidad una amplia retrospectiva de la fotógrafa y directora de cine estadounidense Cindy Sherman. La exposición Cindy Sherman: Metamorfosis presenta una serie de obras que abarcan la trayectoria de la artista desde sus inicios hasta sus trabajos más recientes. Esta muestra se organizó en diálogo con la artista y en colaboración con The Broad Art Foundation de Los Ángeles…

 
WEST. Rise and Fall of the American Century

WEST. Rise and Fall of the American Century

La Galerie le Château d’Eau (Toulouse, Francia) acogerá del 1 de febrero al 26 de marzo de 2023 la exposición WEST. Rise and Fall of the American Century, que presenta por primera vez al público un avance del último proyecto de Francesco Jodice. Al término de la exposición, las obras producidas pasarán a engrosar la colección del Museo de Fotografía Contemporánea. WEST cuenta la historia del auge y caída del modelo estadounidense y su imagen, en un periodo comprendido entre el inicio de la Fiebre del Oro (1848) y la quiebra de Lehman Brothers (2008).

WEST es un proyecto de investigación que indaga en los orígenes de la actual crisis del modelo liberal y, más en general, de Occidente en un arco comprendido entre el inicio de la Fiebre del Oro (1848) y la quiebra de Lehman Brothers (2008). Iniciada en 2014, WEST consiste en tres largos viajes por algunos de los estados donde tuvo lugar la Fiebre del Oro: California, Nevada, Utah, Wyoming, Arizona, Colorado, Nuevo México, Nebraska, Texas, con la inclusión de zonas mexicanas contiguas. El eje de toda la obra se sitúa en la encrucijada entre la particular geología de esta región (una de las estructuras geológicas más antiguas del planeta) y las ruinas arqueológicas (minas, ciudades fantasma, utopías, complejos e infraestructuras abandonadas) de esta época impulsada por una irrefrenable búsqueda de riqueza inmediata.

©Francesco Jodice Las Vegas, Nevada, #011, 2014

©Francesco Jodice, Las Vegas, Nevada, #011, 2014

Comisariada por Matteo Balduzzi y Francesco Zanot y producida con el apoyo del Ministerio de Cultura italiano, WEST ha sido seleccionada como una de los ganadores de la 10ª edición del Consejo Italiano (2021), un programa para la promoción internacional del arte italiano de la Dirección General de Creatividad Contemporánea del Ministerio de Cultura. El proyecto lo presenta el Museo de Fotografía Contemporánea de Milán Cinisello (MUFOCO) con la Galerie Le Château d’Eau, en colaboración con el centro de arquitectura Arc en rêve de Burdeos.

Muchos fotógrafos europeos partieron hacia Estados Unidos con en mente lecturas, no siempre acertadas pero la mayoría de las veces nostálgicas, de los estadounidenses de Robert Frank. Y hay innumerables road movies subjetivas e incluso sentimentales, cuadernos fascinados por los amplios espacios abiertos, las pequeñas ciudades, los moteles perdidos en el fin del mundo y las casas de madera de otro siglo. El planteamiento de Francesco Jodice es opuesto a todo esto. No considera la fotografía como portadora de recuerdos de una experiencia íntima, sino como herramienta de análisis. Este análisis sigue un itinerario meticulosamente establecido a partir de datos históricos y permite leer la evolución y el declive de la mayor potencia mundial a lo largo de un periodo de 160 años.

Este lapso de tiempo es el que separa el inicio de la fiebre del oro en 1848 de la espectacular quiebra del banco Lehman Brothers en 2008, que afectó a todo el sistema bancario estadounidense, y más allá. Francesco Jodice fotografía y pone de relieve uno de los elementos olvidados de lo que hizo poderoso a Estados Unidos: una iconografía, o más exactamente una mezcla de iconografías que asocian y combinan el paisaje natural y Hollywood con la conquista del espacio, entre otros, y fundan mitologías y poder. Pero hoy el paisaje estadounidense dice bancarrota y está sembrado de ruinas. Mientras seguimos en la tierra del rey del dinero.

 

(WEST. Rise and Fall of the American Century, en Galerie le Château d’Eau, Toulouse. Del 31 de enero al 26 de marzo de 2023)

WEST. Rise and Fall of the American Century

La Galerie le Château d’Eau (Toulouse, Francia) acogerá del 1 de febrero al 26 de marzo de 2023 la exposición WEST. Rise and Fall of the American Century, que presenta por primera vez al público un avance del último proyecto de Francesco Jodice. Al término de la exposición, las obras producidas…

 

20 Aniversario del CAB

El Centro de Arte Contemporáneo de Burgos (CAB) comienza la temporada expositiva en un año en el que celebra su 20 aniversario. El primer bloque expositivo se presenta este próximo 3 de febrero e integra tres muestras diferentes: Name me not, de la artista Liliane Tomasko, Supersaludo (Cabeza borradora), de Diego Delas, y Obras/Works/2019-2023, del pintor…

20 Aniversario del CAB

20 Aniversario del CAB

El Centro de Arte Contemporáneo de Burgos (CAB) comienza la temporada expositiva en un año en el que celebra su 20 aniversario. El primer bloque expositivo se presenta este próximo 3 de febrero e integra tres muestras diferentes: Name me not, de la artista Liliane Tomasko, Supersaludo (Cabeza borradora), de Diego Delas, y Obras/Works/2019-2023, del pintor riojano Nicolás Ortigosa.

En el caso de la primera exposición mencionada, Name me not, se trata de una muestra de la artista alemana Liliane Tomasko, quien se interroga a través de la pintura en torno a las formas y potencias del subconsciente. “El subconsciente, ¿qué es? ¿Dónde reside? ¿Está dentro de nosotros? ¿Qué forma podemos imaginar que tiene?”. Estas preguntas, escritas por Liliane Tomasko (Zúrich, 1967) a propósito de su trabajo, podrían servir de perfecto prólogo para explicar el origen y la latencia que lo anima. Si en sus primeras obras de finales de los noventa y comienzos del 2000 la escultura, la fotografía instantánea y la pintura de lugares y objetos cotidianos sirvieron a la artista para hablar de la naturaleza humana a través de los estados intermedios de la percepción, en la segunda década de este siglo XXI las formas cada vez más deshechas y desmaterializadas caracterizarán su obra. Tomasko disuelve paulatinamente los contornos de los objetos. Imágenes borrosas, luz y color en unas pinturas acompañadas por elocuentes títulos que nos hablan de sentimientos ocultos, de secretos y de lugares perdidos, preludian su creación última iniciada en 2014. Desde entonces su pintura torna de modo decidido hacia la experimentación y la abstracción. Las líneas y trazos se convierten en elementos estructurales, ocupan un lugar preferente en el cuadro, mientras desplaza a un segundo plano otros efectos expresivos.

A medida que se ha distanciado de la representación directa de los objetos materiales propios del espacio doméstico, su lugar se ha ido ocupando por conceptos absolutos e intangibles como la esperanza, el deseo y los miedos dentro del reino de los sueños. Una forma muy diferente de reflejar la realidad interior de nosotros mismos en lo que la artista llama el “registro de una subjetividad visceral”.

© Liliane Tomasko, 2018

© Liliane Tomasko, 2018

Bajo la superficie que conforma el mundo tangible “sabemos que hay algo más, una materia oscura que da forma a nuestras vidas y a nuestras acciones, a nuestras interacciones con el mundo en el que vivimos”, nos dice la autora. Un conjunto de pinturas de gran tamaño, como luminarias expandidas en un paisaje infinito, articularán el recorrido expositivo de la propuesta de Liliane Tomasko en el CAB. Junto a ellas, una serie de pinturas verticales inciden en lo que somos, lo que tenemos, lo que sentimos y lo que queremos; mientras que otro conjunto de obras indaga más decididamente en el mundo de los sueños. Ese recurso al inconsciente sumergido en el sueño, pero también a su parte más emocional y sensible, se resuelve plásticamente en una pintura en la que los trazos desbordan la superficie y semejan un panorama abierto a la estructura interior del pensamiento. “El subconsciente es, como mínimo, una bestia inestable, y no quiere ser razonado ni conquistado, sino que quiere que reconozcamos su existencia y escuchemos su canción, que nos comprometamos con él y le demos voz”, reflexiona Tomasko.

v

© Liliane Tomasko. Cortesía de HANS-WULF KUNZE

Aunque en su obra primera la proximidad a la figura era aún perceptible, en los trabajos que Tomasko presenta en el CAB solo es posible construir un relato aproximado tras identificar los títulos asignados a las pinturas. Name me not [“no me nombres”, pero también “no me digas nada”] sugiere un universo umbrío, ambiguo y un punto temeroso que la artista sitúa en el ámbito de lo insondable, de lo cautivo, de un interior que solo es posible mostrar con la fuerza, decisión y dinamismo de una pintura vital y por fuerza trascendente con la que la autora nos interroga: ¿no necesitamos urgentemente abordar la cuestión del yo, de quiénes y qué somos?

Por otra parte, la muestra Supersaludo (Cabeza borradora) de Diego Delas expone murales textiles vinculados a las casas de campo castellanas y a la cultura inmaterial de la meseta. El artista evoca saberes y maneras de hacer procedentes de entornos campesinos y premodernos. Los murales sugieren un mundo entre alucinado y demencial del que surgen figuras y personajes. La gran instalación espacial creada por Diego Delas (Aranda de Duero, 1983) para el CAB emplea cuatro grandes murales textiles que aprovechan restos de ropa de cama con los que refiere un tiempo ido, vinculado a los ciclos de trabajo y a las labores ejecutadas en la casa-hogar tan propia de no pocos lugares vinculados a nuestra tierra castellana.

Esos muros se acompañan de una suerte de exvotos que cumplen una función espectral, la de sugerir un mundo entre alucinado y demencial del que surgen figuras y personajes. Los murales se sobreponen a la estructura de las salas para acercarnos a la idea de las casas de nuestro territorio rural. Saberes y maneras de hacer procedentes de entornos periurbanos, campesinos y premodernos ante los que el artista sitúa al público y al que le pide que deje en suspenso su capacidad de discernimiento. Delas fantasea en esta casa reducida a sus paredes de tela con los signos, marcas y esgrafiados de las casas de campo castellanas a las que entiende como un cuerpo tatuado, como un soporte de un texto solo comprensible para los iniciados. Las solas paredes vendrían a ser la cabeza demenciada de la casa desde la que el autor desea reconectar con un tiempo repetido, como el del largo invierno en el que resultaban imperativas las labores de cuidado que la mantenían viva (y con ella a todos sus moradores).

Diego Delas, Supersaludo (cabeza borradora), CAB. Cortesía del artista

© Diego Delas, Supersaludo (Cabeza borradora), CAB. Cortesía del artista

La propuesta artística desarrollada por Diego Delas y que ahora se plasma en Supersaludo (Cabeza borradora) se ha caracterizado por sus investigaciones en torno a lo que él llama “la cultura premoderna en regresión”. Formado como arquitecto, en su obra se imbrican elementos procedentes de las construcciones domésticas propias del entorno sobre el que trabaja y estudia. En contra de lo que pudiera parecer, no se trata de una recuperación formal en los límites de la nostalgia, sino de un acercamiento a cuanto sustenta el recuerdo desde la memoria subjetiva y la elaboración de una narración deudora del pensamiento mágico. La casa es entendida por Delas como un cuerpo antes que personal, familiar, un depósito de historias en el que los arreglos ornamentales se precipitan junto a las experiencias vividas.

Finalmente llegamos a Obras/Works/2019-2023, una exposición donde Nicolás Ortigosa propone la obra artística como superficie libre de meditación y contemplación. El artista busca un acercamiento generacional con un público no siempre atendido en  los centros de arte. Las obras presentadas buscan desaparecer bajo la operación lúdica y festiva que  solicita al publico. La obra, la pintura, como espacio de juego. Como campo de acción, como soporte  desacralizado, desprovisto de retórica. Como superficie libre de meditación, de  contemplación, quizá́ ni siquiera como destinataria de una mirada complaciente. La  radical propuesta de Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) propone situar al espectador  como protagonista absoluto de la obra presentada en el CAB, hasta el punto de que las  obras presentadas buscan desaparecer bajo la operación lúdica y festiva que solicita.  

c

© Nicolás Ortigosa

¿Qué esconde Ortigosa tras una decisión que parece ajena a la tradición patrimonialista  que siempre asignamos a la obra de arte? La respuesta es una nueva pregunta: en un  tiempo en el que el consumo de imágenes y la disputa por su pre- valencia engulle  cualquier creación plástica, ¿queda algún rastro de esta en nuestra memoria  inmediata?, ¿somos aun capaces de detenernos, pararnos y mirar? El juego parece ser  el único lugar en el que la concentración del individuo es absoluta. Mientras jugamos nuestros sentidos se estimulan; no hay sitio para una mirada furtiva  a nada que pueda distraernos. Dejamos fuera nuestra obsesiva curiosidad por lo que  pasa en el mundo conectado a las redes sociales o en el entorno próximo, incluso dejarse  llevar por la imaginación puede resultar perjudicial: toda desatención se paga. Entonces tal vez situar la pintura como área de recreo no parezca tan kamik.

La pintura de Ortigosa que ahora se exhibe en el CAB en Obras/Works/2019-2023, la real, la presentada de esta forma tan infrecuente, emplea el rasgo como eje vertebrador. No hay signos, no hay narrativa. Solo elementos gráficos. Un zigzag generoso expandido hasta los bordes y que parece derramarse fuera de ellos. Se ha señalado ya que una parte de ese quehacer proviene de la relación del artista con el surf y su mundo. Al igual que en el skate, en el surf el cuerpo se mueve y fluye. Los recorridos, los trazos que generan en el aire o sobre el agua sus participantes, componen una maraña expresiva cuya percepción exterior resulta inaprehensible. Un estado interior de zozobra, un marasmo que solo se resuelve con algunas de las máximas del surf: esperar, observar y decidir la acción.

 

(Name me not, en CAB, Burgos. Desde 3 de febrero hasta el 28 de mayo de 2023)

(Supersaludo (Cabeza borradora), en CAB, Burgos. Desde 3 de febrero hasta el 28 de mayo de 2023)

(Obras/Works/2019-2023, en CAB, Burgos. Desde 3 de febrero hasta el 28 de mayo de 2023)

 
TITULARES

The Power 100

No podemos imaginar el mundo del arte contemporáneo como un paisaje que contemplamos de manera panorámica, a través de una visión unívoca y continua —“de izquierda a derecha”—, como si este se tratase de un territorio delimitado y fronterizo, con unos habitantes estables...

Hello Darkness, my old friend

Después de retroceder unos pasos para coger carrerilla, Hadj Benhalima corrió hacia el edificio, apoyó su pie izquierdo contra la pared y estiró el brazo todo lo que pudo. En la cima de su salto, apagó un interruptor de luz a más de tres metros del suelo. Sonó un clic y las luces brillantes de una joyería...

Las hijas de felipe: recuperar el bling bling de los siglos XVI y XVII

Carmen Urbita Ibarreta y Ana Garriga Espino son investigadoras en estudios literarios hispanos de los siglos XVI y XVII y preparan un doctorado en la Universidad de Brown. Puede que sus nombres os digan poco. Pero si añadimos que son Las hijas de Felipe… El podcast de moda que revisita el barroco de...

MÁS NOTICIAS

El CA2M inaugura el 2 de febrero dos nuevas exposiciones

Si el pasado mes de enero el Museo Centro de Arte de Móstoles abría la programación expositiva del año con dos muestras, a partir de inicios del mes que viene nos vuelve a sorprender y a invitar a visitar el museo con la apertura de nuevos proyectos expositivos…

Antonio Fernández Alvira en CondeDuque

El próximo 28 de enero se inaugura en el Patio Sur del Centro de Cultura Contemporánea Condeduque la obra Memoria de forma de Antonio Fernández Alvira. La idea de este proyecto…

Primera exposición de Lucas Arruda en España

La Fundación Sandretto Re Rebaudengo Madrid presentará la primera exposición en España del artista Lucas Arruda (Sao Paulo, 1983), comisariada en esta ocasión por Hans Ulrich Obrist. La Biblioteca del Ateneo de Madrid será la sede que acogerá Assum Preto