Tras años de investigación, reflexión y adquisiciones, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) presenta al fin la nueva organización de la colección, uno de los proyectos más importantes del mandato del director, Manuel Borja-Villel. Esta reorganización, titulada Vasos comunicantes 1881-2021, busca contar nuevos relatos y experiencias que ayuden a explicar no solo la historia del arte contemporáneo y el legado de la propia colección, sino también nuestros tiempos, consolidando la metodología orientada a la historia que ha desarrollado el museo desde los últimos años.

Como ha mencionado Borja-Villel en la presentación para los medios, los nuevos relatos que se cuentan desde la colección del Reina Sofía se articulan en torno a cuatro ejes principales. Por un lado, la idea de exilio marca una buena parte de las obras presentes en la colección, desde el literal exilio de artistas españoles durante el franquismo a los movimientos migratorios o las prácticas que ocupan espacios de resistencia. Otro eje clave de la programación del museo en los últimos años, y también de la colección, es la decolonización, es decir, el esfuerzo para repensar el legado colonial español y contextualizarlo en los tiempos que corren.

La colección también gira en torno a la idea de museo situado, es decir, la capacidad de la institución de ser consciente de su posición social, y generar impacto en su entorno más cercano, con un papel muy importante de la arquitectura y el espacio urbano. Por último, si bien existen otras ideas transversales a través del larguísimo recorrido, el director del museo ha señalado la relevancia de la crisis, no como un evento aislado y circunstancial, sino como un aspecto consustancial en la historia.

El recorrido, que arranca en 1881 y finaliza en el presente año,  constituye una relectura integral de los fondos del Museo desde el origen de las vanguardias hasta el arte más reciente. Alrededor de 2.000 obras, un 70% de ellas mostradas por primera vez en el Museo, van a ocupar una superficie de más de 12.000 m2, para lo que ha habido que habilitar nuevos espacios expositivos, como las nuevas salas de Sabatini 0. En lugar de presentar la colección en sentido cronológico se ha optado por generar una serie de episodios que cuentan la historia del arte desde narrativas localizadas.

Territorios de vanguardia: ciudad, arquitectura y revistas

En la segunda planta, la colección inicia, como no podría ser de otra forma, con el surgimiento de las vanguardias históricas, haciendo hincapié en el papel que desarrollaron ciertos espacios: la ciudad, las exposiciones, las galerías de arte y las publicaciones, conceptos que entraron en profunda transformación. Este nuevo enfoque orientado al contexto espacial y social de las vanguardias arroja nuevas luces al mitificado periodo.

Rosario de Velasco, Sin título

Cuarta planta: cuatro episodios

La cuarta planta del museo ofrece cuatro episodios distintos. Campo Cerrado refleja el contexto que vivieron los artistas que se quedaron en España tras el final de la Guerra Civil. Arquitectos como Antonio Vázquez de Castro o artistas como Pablo Palazuelo acompañan la visita. A continuación, se puede disfrutar de Pensamiento Perdido, que, como contrapunto al episodio previo, muestra la evolución de aquellos que se marcharon del país, como Josep Renau o José Luis Sert.

Vista de la sala.

Avanzando en el tiempo, Doble exposición: el arte y la guerra fría ofrece una novedosa interpretación del contexto del arte y la cultura estadunidenses tras la Segunda Guerra Mundial, así como el contexto europeo y su insurrección al estilo de vida capitalista, con autores clave como Constant o Richard Hamilton. Por último, Los enemigos de la poesía parte de los Encuentros de Pamplona para diseccionar las prácticas artísticas en España durante los años sesenta y setenta.

América Latina

Como afirman el director y la conservadora jefe del museo, Rosario Peyró, la historia del arte contemporáneo español no puede contarse sin analizar el arte producido en Latinoamérica. Este episodio se centra en el arte producido entre 1964 y 1987, realizando además paralelismos con el contexto artístico en España. Gran parte de las obras expuestas han sido adquiridas en los últimos ocho años, tratando de mapear algunos de los centros fundamentales del arte contemporáneo en Latinoamérica. Desde Oiticica en Brasil a Jesús Soto en Venezuela, Luis Camnitzer en Chile o Marta Minujín en Argentina.

colección

Marta Minujín, Amor a primera vista

Desde los ochenta a la actualidad

La última parte de la colección abarca tres episodios, que recorren los años ochenta, noventa y las primeras décadas del presente siglo. Comenzamos con Un barco ebrio: eclecticismo, institucionalidad y desobediencia en los ochenta, una muestra que repasa el eclecticismo característico de los años ochenta. Partiendo de la Documenta de 1982, este episodio refleja el momento de la ruptura con las hegemonías que hasta entonces dominaban el panorama internacional, tratando temáticas sociales de extrema importancia, como la crisis del SIDA o la caída del muro de Berlín.

Como su nombre indica, Dispositivo 92 ¿Puede la historia ser rebobinada? toma los años 1492 y 1992 como casos de estudio para pensar en las posibilidades de revisitar y enmendar la historia. Los años noventa son relatados a partir de la Expo de Sevilla, donde se muestran algunas de las principales reflexiones que tuvieron lugar, como el uso de una arquitectura sostenible o la llegada de la crítica institucional a España. 1492, por su parte, está representado por eventos como la exposición Principio Potosí, que tuvo lugar en el museo en 2010, y que revisó la pervivencia de la explotación colonial en centros de poder económico del mundo contemporáneo.

La nueva organización de la colección concluye con Éxodo y vida en común, un recorrido por el siglo que vivimos a través de eventos clave como la crisis de 2008, los movimientos de ocupación de las plazas de 2011 o la crisis medioambiental. En este episodio se puede disfrutar del trabajo de artistas que han sido fundamentales en los últimos años, como Hito Steyerl, Ignasi Aballí, Rosa Barba, Dora García, Lawrence Abu Hamdan o la recientemente fallecida Carmen Laffón.

Curro González, Retratos