¿Cómo pensar una bienal mundial en mitad de una pandemia? ¿Es posible transformar las condiciones limitantes en herramientas que dan forma al proyecto? Desde su aislamiento casi total en su habitación de Brooklyn, Cecilia Alemani, comisaria de la exposición The Milk of Dreams, ha imaginado una exposición que reivindica los sueños, la fantasía y la intuición como refugio, pero también como posibilidad.

Reseña crítica por Sofía Corrales Akerman

Puedes comprar solamente este artículo aquí