YOU GOT TO GET IN TO GET OUT es una exposición colectiva presentada en La Casa Encendida que trae a las salas de exposición del centro madrileño una serie de reflexiones y especulaciones desde el arte contemporáneo en torno a la cultura techno. La muestra constituye una de las varias iniciativas que se han desplegado desde el último año, ya que se trata de un proyecto de largo recorrido que también ha empleado otros medios como el podcast, un programa público de performances y conciertos y un libro para canalizar las muchas direcciones que han surgido del relato inicial. De esta forma, tanto la exposición como el proyecto en general muestran una clara intención de generar diversas narrativas a través de muchos medios y sensorialidades diferentes.

Uno de los puntos de partida de las comisarias, Sonia Fernández Pan y Carolina Jiménez, es abordar los aspectos experienciales de la escena techno, evitando la representación directa y abrazando modos de exhibición y sentir más propios para expresar las muchas complejidades de esta cultura. Desde la escucha situada de la música a los cuerpos danzantes y muchas más capas de significado que existen en el techno, que la exposición plasma desde medios y lugares diferentes pero no divergentes.

Lucía C. Pino, Grand Bal

El ritmo y la repetición son unas de las estrategias que siguen algunos de los artistas presentes en la muestra para presentar experiencias que vayan más allá de la representación. Por un lado, el ritmo constante de la música que acompaña el video Nightlife, de Cyprien Gaillard, animando a las subjetividades no humanas que aparecen durante el metraje. Por otro, la arquitectura y el diseño industrial, también muy marcados por la repetición y lo modular, están presentes en las obras que han producido para la ocasión Paula García Masedo y Lucía C. Pino; mientras que Rubén Grilo ha realizado un video donde expresa el potencial del fuego para reunir a cuerpos en un espacio particular, como la música techno.

Alona Rodeh, Dark Ages

En la sala subterránea de La Casa Encendida encontramos dos instalaciones inmersivas y un video que profundizan todavía más en los aspectos sensoriales y políticos del techno. Alona Rodeh presenta una instalación (Dark Ages) en la que reflexiona sobre las formas de materializar la luz, a partir de un circuito cerrado que va iluminando distintas esculturas, que a su vez contienen unos micrófonos que transforman su luz en sonido. Jon Akomfrah está representando con un célebre video documental, The Last Angel of History, en el que traza una historia del afrofuturismo a partir de testimonios reales y ficticios. Por último, se ha traído la instalación Mikrohaus, ¿or the black atlantic?, de Tony Cookes, que sirve para concluir la visita, gracias a las reflexiones finales en torno a la forma en que el techno está informado por la política y los movimientos sociales.

Además, siguiendo la tradición del centro a la hora de programar música electrónica, se ha organizado un programa público con performance y conciertos. Las performances, que comienzan el jueves 7 de octubre, contarán con artistas de renombre internacional. Michele Rizzo trae su obra HIGHER xtn, que explora el club como espacio para la autoexpresión y para generar vínculos, mientras que Ania Nowak escucha las voces que impulsaron los ritmos del house para convocar a muchas cantantes olvidadas desde hace tiempo. Por otro lado, Sergi Botella presenta una obra que parte de la escena musical valenciana de finales de los años ochenta, y Lou Drago reflexiona sobre el fenómeno del calling-out para denunciar ciertas conductas negativas de la sociedad del espectáculo.

(YOU GOT TO GET IN TO GET OUT. El conitnuo sonoro que nunca se acaba, en La Casa Encendida, Madrid. Del 7 de octubre de 2021 al 9 de enero de 2022).

En relación con la exposición, Sonia Fernández Pan contribuyó al número 80 de EXIT «Cafés, bares y discotecas», donde se exploraba la representación de estos lugares tan afectados por la pandemia.