Moderna Museet acogerá desde el 15 de febrero hasta el 10 de mayo la exposición más grande dedicada a Walid Raad en los países nórdicos. El artista explora cómo la violencia afecta los cuerpos, las mentes, la cultura y las tradiciones a través de sus fotografías, vídeos, esculturas, textos e instalaciones. Raad nació en el Líbano y creció en Beirut, por lo que vivió el estallido de la guerra civil hasta que en 1983 emigró a Estados Unidos. Fue a finales de esta década con Raad despegó con el proyecto El Grupo Atlas, una promulgación incomparable de un archivo, con documentos y conferencias sobre las guerras libanesas. El enfoque del artista en sus obras radica en las consecuencias obvias y menos obvias de situaciones extrema violencia tanto física como psicológica, aunque no deja de lado su toque humorístico. En la muestra se podrán ver historias sobre fenómenos extraños, objetos que pierden de manera repentina sus sombras, o cómo las propias obras de arte se reducen a una centésima de su tamaño original.

Las obras del artista se podría definir como un tipo de ficción histórica de tragicomedia, en sus propias palabras crea arte que lo hace «reír y llena de aprensión, alarma e incertidumbre silenciosa». La exposición que se podrá ver en el Moderna Museet bajo el título Let’s be honest, the weather helped actúa de retrospectiva pero no cronológica y donde sus obras más reconocidas se representan contiguas de una forma que capta la atención plena del espectador. Además, durante el tiempo que esté abierta la muestra, Walid Raad representará hasta en 23 ocasiones su trabajo Kicking the Dead y/o Les Louvresi, un recorrido de 75 minutos a medio camino entre conferencia, visita guiada y representación teatral.

(Let’s be honest, the weather helped en Moderna Museet, Estocolmo. Desde el 15 de febrero hasta el 10 de mayo de 2020)