Después de una pandemia y con una nueva dirección, tres años después de la edición del 2019, regresan los Encuentros de Arlés con su 53 edición, la cita de la fotografía internacional de cada verano. Y vuelve con cambios y con algunos elementos habituales.  La cita en Arlés es un clásico de la sociedad fotográfica internacional, que ha sabido sobrevivir a casi todo, incluida la muerte de su fundador y en esta ocasión a la muerte del diseñador de los Encuentros durante más de 20 años: Olivier Etcheverry.

En este regreso, Los Encuentros de Arlés apuestan por la vinculación social y artística con el territorio. Cuentan con la participación del FRAC PACA en Marsella, el Musèe de Carrè en Nimes, y expandiéndose hasta Aix-en-Provence, Aviñón, Mougins y Toulon, todo el sureste francés con cientos de eventos. Si en 2019 se acercaron más de 145.000 personas hasta Arlés, esta vez el reencuentro puede ser aún más multitudinario.

 

Ohm. ©Jumieges/rencontres-arles.com

 

Las exposiciones van desde los nuevos planteamientos del documentalismo hasta lo más nuevo en photobooks. Desde el 4 de julio hasta el 25 de septiembre, la visita a Arlés sigue siendo inevitable para fotógrafos, profesionales, aficionados, editores, todo el mundo de la fotografía y cada vez mas aficionados, porque el nombre de “encuentros” no es en vano. En las calles, las exposiciones, en los bares de Arlés estos días te puedes encontrar con Susan Meiselas -que por cierto tiene exposición-, pero también con muchos otros fotógrafos que, además y sobre todo, se encuentran entre ellos. Muchos para conocerse por primera vez.

De este modo, Arlés no se convierte solamente en una ciudad llena de exposiciones y fotografías, sino en una auténtica ciudad abierta, tomada por fotógrafos de toda la vida, famosos y otros que lo serán mañana. Un clásico que cada año se renueva como la misma fotografía. Es una cita imprescindible y placentera.

(Los encuentros de Arlés, en Arles, Francia. Hasta el 25 de septiembre de 2022)