Películas, collages, diapositivas y diakinas de José Val del Omar (Granada 1904 – Madrid 1982) se instalan en la galería Max Estrella desde el 15 de febrero al 21 de abril. Se trata de la primera ocasión en la que se podrá ver el trabajo de Val del Omar en un contexto galerístico después de que su visibilidad se haya dado mayormente en los circuitos cinéfilos, filmotecas y universidades hasta que Manuel Borja-Villel le diera un importante protagonismo en el Museo Reina Sofía.

Val del Omar desarrolló un profundo conocimiento antropológico de la capacidad del cine sobre las masas gracias a su experiencia en las Misiones Pedagógicas de la República (1931-1935). Este hecho le ayudo a priorizar la percepción del espectador a la hora de concebir sus obras. En su laboratorio PLAT (acrónimo de su concepción de arte total: Picto Lumínica Audio Táctil) Val del Omar se dedicó a la experimentación y a la exploración tecnológica, tanto en aspectos concernientes al cine y a los retos planteados a su tiempo (cine sonoro, en relieve, en color, en pantalla ancha, etc.) como en la electroacústica, la radio, la televisión y las aplicaciones educativas de los medios audiovisuales. Algunas de sus invenciones son soluciones prácticas de su época pero otras se adentran en la noción de espectáculo total, con un instinto visionario insólito, como el Desbordamiento Apanorámico de la pantalla y la persecución de un Cubismo acústico y visual mediante el sonido Diafónico, dialéctico, y la Tactilvisión, con técnicas basadas en una iluminación pulsatoria precursora de la realidad virtual.

La exposición que acoge Max Estrella no es una muestra de obras del artista al uso sino que tratará de acercarse a la construcción de las obras propiamente, atendiendo al proceso creativo que las constituye y mostrando elementos de su laboratorio que han sido fundamentales para el desarrollo de su trabajo como la Óptica Biónica Energética Ciclo-Táctil, basada en una óptica anamórfica rotativa, accionada por un motor y encajada en el objetivo de un proyector de diapositivas y el tetraproyector-adiscopio para pictolumínica que permite su proyección multiplicada y en circunvalación móvil del espacio de diapositivas cuádruples que llama tetrakinas. Todos estos elementos y su efecto podrán verse, entre otras, a través de la película Variaciones de una granada (ca. 1975 – 35mm), una proyección que desbordará el espacio de la galería y que consisten en una especie de bodegón cinematográfico compuesto de granadas y que combina técnicas de animación y de pictolumínia, que a su vez implican toda una batería de recursos, incluyendo efectos con rayos láser.

(José Val del Omar. De Gutenberg a Faraday en la galería Max Estrella, Madrid. Del 15 de febrero al 21 de abril)