Vista de la exposición «Un acto de ver que se despliega», en el Museo Reina Sofía