La Galería Raffaella Cortese acoge hasta el 5 de diciembre una gran retrospectiva dedicada a Franco Vimercati, el mismo artista con quien la galería inauguró su espacio en 1995. Un minuto es la tercera exposición individual de Vimercati en el espacio y, en esta ocasión, ha sido comisariada por Marco Scotini. La muestra se extiende por las tres salas de la galería, cada una de ellas dedicada a una década de la actividad del artista, desde 1970 hasta el año 2000.

Franco Vimercati transforma el acto fotográfico en un gesto radical de medición del tiempo, lo que le sitúa entre los artistas conceptuales más rigurosos y originales de Italia y del mundo. Siendo fiel, sin desviarse nunca, a la austeridad y al ascetismo intratable de los años setenta, Vimercati continúa desarrollando  a lo largo de su trayectoria un enfoque único de la serialidad y la secuencia fotográfica, absteniéndose del canon de la imagen única y absoluta. Pero al hacerlo, su actividad está tan distante de la deducción sistemática de los Bechers como de las secuencias temporales y unidireccionales de Dibbets. El punto de partida de Vimercati es operar en el tiempo y contra el tiempo (su paso, su consumo), a favor de otro tiempo, abierto a la potencialidad, a la posibilidad.

(Un minuto en Galería Raffaella Cortese, Milán. Desde el 30 de septiembre hasta el 5 de diciembre de 2020)