2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23… es el título de la exposición de Esther Ferrer (San Sebastián, 1937) que inaugura la nueva sala de exposiciones de Tabakalera. Una mirada al espacio expositivo como lugar vivo es el eje principal de esta propuesta expositiva comisariada por Laurence Rassel y Mar Villaespesa. Por esta razón, y como deja entrever el título, la muestra se centra especialmente en la parte de la obra de Ferrer vinculada a los números primero y a las acciones y sus variaciones, realizadas a lo largo de su extensa trayectoria. La selección y secuencia de obras responde a una de las operaciones que ha regido la mecánica del trabajo de Esther Ferrer: “la declinación de una idea en diferentes formas […] la performance y la instalación tienen el mismo ADN, el tiempo, el espacio y la presencia, tres elementos fundamentales pero declinados de diferente manera”, en sus propias palabras.

La exposición se plantea como un lugar de ejercicios, acciones y pensamiento, por el que discurren procesos, ensayos, bocetos y maquetas, a la vez que se invita a contar, a oír y sentir la materialidad del sonido, a ensayar, a vivir el cuerpo en movimiento siguiendo diferentes combinatorias. Números, ritmo, sonido, lenguaje, cuerpo, tiempo, espacio, vacío… el azar en el orden, el rigor en el absurdo, la continuidad en la variabilidad; son conceptos presentes en 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23…, exposición que propiciará la interacción del público con las piezas de Esther Ferrer. Además, la muestra estará acompañada por un programa semanal de acciones o performances de artistas invitados por la propia Ferrer y un programa de mediación específico.

(2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23… de Esther Ferrer en Tabakalera, San Sebastián. Del 5 de abril al 26 de mayo de 2019)