El Museo Tamayo acoge hasta el 31 de marzo la muestra más exhaustiva que se ha realizado en un museo mexicano de la obra de Germán Venegas, abarcando más de 1.200 metros cuadrados y con casi 350 piezas del artista que van desde 1995 hasta la actualidad. La exposición, bajo el título Todo lo otro, cuenta con un eje principal que es La forma es vacío y el vacío solo forma, una pieza tallada en madera de un Buda de más de cinco metros de altura que atraviesa de manera vertical el Tamayo y que genera una línea visual entre dos de sus salas principales. En la muestra se abarcan las tres vertienes principales del trabajo de Venegas: representaciones de la Historial de Arte, el Budismo Zen y la mitología prehispánica, a través de 15 series de dibujos con tinta sobre papel, talla de madera, esculturas, temples y óleos sobre tela. Así pues, estas series se han distribuido espacialmente en relación a su temática y en función del Buda, eje central. En la sala superior, donde asoma la cabeza del Buda, se encuentran piezas relacionadas con lo esotérico, la mitología y las deidades, como TialocanEhécatl.

Por otro lado, se encuentran los tres grandes dípticos de su carrera: Encuentro en el bosqueDecapitación Lección; y el políptico Dogmáticos. Todos ellos abordan el paso a lo espiritual y divino por medio de la sabiduría. En la sala 3 se acogen 54 obras de la serie El violín y la flauta que da cuenta del trabajo que el artista realizó partiendo de El desollamiento de Marsias de Tiziano. Por su parte, en la sala 4 se sitúa un espacio dedicado a los Autorretratos, en los que Venegas se representa a sí mismo pintando para explorar su relación con la muerte, una serie en la que se pueden encontrar diversas referencias a Velázquez. Por último, en las series Tlatoanis Monos se exploran dos estados de conciencia: el ego exacerbado, con los reyes como ejemplo, y la exaltación, a través de un mono que no logra un estado de quietud. En general, la exposición está estructurada en torno a dualidades: lo terrenal y lo religioso, lo humano y las deidades, los pies del Buda y su mente… La perfecta metáfora de los dos mundos que han acompañado a Germán Venegas a lo largo de toda su carrera.

(Todo lo otro de Germán Venegas en Museo Tamayo, Ciudad de México. Desde el 11 de diciembre hasta el 31 de marzo de 2019)