La escultora Ana Prada presenta parte de sus trabajos desde 1994 hasta la actualidad en el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A) con la exposición Todo es otro, comisariada por Manuel Olveira y Álvaro Rodríguez Fominaya. La muestra, que podrá verse hasta el 14 de junio, ha sido coproducida con el MUSAC, espacio al que viajará a partir de octubre de este mismo año. Prada utiliza en sus obras objetos cotidianos para construir, desde la unidad de medida imaginaria de tazas, pelotas de golf, rulos o cuchillos, estructuras geométricas complejas. Esta interrelación entre objeto cotidiano y escultura está en el centro de la tensión conceptual y formal que gira entorno a las obras. Además, el volumen escultórico, la medida y el material generan distintos espacios y planos de perspectiva; por ejemplo, lo que a distancia parece una retícula, un tótem o un cubo, al acercarse se desvela un conjunto de cucharas o botes de plástico desprovistos de su función.

Las obras que se presentan pertenecen al ámbito doméstico, en su mayoría: a la cocina, a los armarios, al cuidado del cuerpo en relación con la idea de belleza o los fluidos. Además, los títulos juegan con esta ambivalencia reforzando (o no) la conexión lingüistica entre significante y significado. Los objetos al estar intervenidos, cortados y modificados pueden desvelar de algún modo su uso primario como ocurre en Serpertino, obra generada a partir de jarras de cerámica. En la muestra también se podrá ver Monocromo culinario, azul turquesa (2009-2020) o Trenza rosa XL (1994-2020), de las que se incluyen nuevas versiones.

(Todo es otro en el C3A, Córdoba. Desde el 24 de enero hasta el 14 de junio de 2020)