El Museo Stedelijk de Ámsterdam acoge la primera retrospectiva en Europa de la obra de Carlos Amorales bajo el título The Factory y que podrá verse hasta el 17 de mayo de 2020. Amorales figura como uno de los artistas contemporáneo más importantes de México desde la década de 1990 hasta nuestro día, y ahora ha realizado una pieza específicamente para esta muestra. La exposición abarca 14 salas del museo, incluyendo obras espaciales, instalaciones, pinturas, dibujos, vídeos, grabados, textiles, animaciones y obras sonoras. Así, los visitantes podrán navegar su propia ruta por el mundo de imágenes de Amorales que exploran el campo de tensión entre el individuo y la sociedad. La relación entre la sociedad y el individuo está en el centro de gran parte del trabajo de Amorales. También tiene un interés particular en las elecciones que enfrentan los artistas, ya sea en el contexto cotidiano de las realidades de la vida en América Latina o en el contexto histórico del arte de las experimentaciones de los movimientos de vanguardia europeos. Algunas de estas dudas a las que se enfrentan son: ¿Es posible ser experimental mientras se vive en una dictadura, y cuáles podrían ser las consecuencias sociales? ¿Qué instrumentos están disponibles para los artistas que desean hablar sobre la opresión y la violencia ubicuas? De manera metafórica, directa y oblicua, las instalaciones, videos, pinturas y esculturas de Amorales exploran el campo de tensión entre las preocupaciones individuales y las limitaciones sociales.

Su trabajo es, a menudo, participativo, tal y como se ve en la obra en la que el visitante a activar un móvil monumental de platillos, o en la instalación de Black Cloud en la que un enjambre de mariposas negras rodean al espectador haciendo tangible la amenaza de las masas. Con esta exposición, Amorales vuelve a Ámsterdam, ciudad donde comenzó su carrera en 1990, momento en el cual cambió su nombre al actual, forjando así una identidad conceptual que prestaba a otras personas como parte de su investigación sobre la función del arte en la vida cotidiana. Prestó el personaje de Amorales (una figura enmascarada inspirada en luchadores de lucha libre mexicanos) a artistas artistas, luchadores y extraños. Adoptaron su nombre artístico y se pusieron su máscara para participar en combates de lucha libre y en presentaciones en museos y otras instituciones de arte en Europa, Estados Unidos y México. Ahora se puede ver gran parte de toda su obra en el Stedelijk.

(The Factory, Carlos Amorales en Museo Stedelijk, Ámsterdam. Desde el 23 de noviembre hasta el 17 de mayo de 2020)