La Galería Nordés de Santiago de Compostela acoge hasta el 6 de septiembre Relaciones, una exposición individual de la artista Tamara Arroyo. Relaciones parte de una fijación por la habitabilidad de los espacios que deriva en un cuestionamiento sobre la «domesticación» del habitante moderno, el consumo de ciertas formalización y los objetos en los interiores de las viviendas actuales, así como a una referencia autobiográfica de la propia artista que se articula en un discurso sobre la memoria individual y colectiva.

Mediante diferentes formatos, el trabajo de Arroyo habla de cómo nos influye nuestro entorno y su arquitectura, distinguiendo entre el espacio vivido, vivencial o existencial que opera inconscientemente, y el espacio físico y geométrico. La artista pone el acento, además, sobre diferentes estados intelectuales que se producen al relacionarnos con nuestro entorno inmediato, como la necesidad emocional básica de pertenencia a un lugar, la importancia de la visión periférica que nos integra en el espacio y nos hace ver detalles y situaciones que en ocasiones pasan desapercibidas, pasando de ser meros espectadores a ser estimulados hacia otras sensaciones musculares y táctiles.
 El cuerpo como lugar de percepción es también un eje central en la muestra. Arroyo considera que nuestra capacidad de memoria sería imposible sin una memoria corporal: «recordamos a través de nuestros cuerpos tanto como a través de nuestro sistema nervioso».

(Relaciones de Tamara Arroyo en la Galería Nordés, Santiago de Compostela. Hasta el 6 de septiembre de 2019)