La Térmica acoge una gran retrospectiva dedicada a una de las fotógrafas claves del siglo XX, Lee Miller. La muestra, que podrá verse hasta el 26 de febrero, recibe el título de Surrealista y está compuesta por un centenar de las imágenes más icónicas y conocidas de la artista, además de otras muchas raramente expuestas. En la muestra se podrán ver las obras que desarrolló en las diferentes etapas de su carrera: la estancia en París, su vuelta a Nueva York, sus días entre Oriente y Occidente y su trayectoria como corresponsal de guerra siguiendo al ejército americano. Por tanto, el público podrá ver un total de 101 fotografías, incluyendo la sesión realizada en el apartamento de Hitler, que se ha expuesto en contadas ocasiones.

Lee Miller comenzó siendo modelo para Vogue en 1927 y retratada por los fotógrafos más importantes de la época como Edward Steichen, George Hoyningen-Huene o Arnold Genthe hasta que decide dar el salto y pasar de posar enfrente de la cámara a ser ella quien tomara las fotografías. Miller decide ser fotógrafa marcada profundamente por Man Ray, con quien mantuvo una relación artística y personal  que les llevo a desarrollar la técnica de la solarización. Aunque abrió su propio estudio de fotografía de moda y retrato a finales de la década de los 20, lo más importante de aquel periodo son sus imágenes surrealistas (algunas mal atribuidas a Man Ray). Ya en 1932 regresa a Nueva York par abrir un nuevo estudio que cerró al poco tiempo para mudarse a El Cairo con su marido Aziz Eloui Bey. Es en 1937 cuando conoce al artista Roland Penrose y con el que se muda a Londres dos años más tarde. Cuando comienza la Segunda Guerra Mundial, Miller documenta los bombardeos incesantes sobre la ciudad, pero será en 1944 cuando llega su contribución más importante, acredita como corresponsal de guerra para ir con las tropas americanas colaborando con el fotógrafo de Life y Time, David E. Scherman. Miller fue, probablemente, la única mujer fotoperiodista en combate cubriendo el frente de batalla en Europa y llegando a alojarse en la casa de Hitler y Eva Braun. Tras la guerra, continuó como fotógrafa de moda durante dos años, antes de dejar la fotografía debido al estrés postraumático del que era presa desde el periodo de guerra.

(Surrealista Lee Miller en La Térmica, Málaga. Desde el 14 de noviembre hasta el 26 de febrero de 2020)