El CEART acoge hasta el 24 de marzo Skinning, una exposición individual de Solimán López que aborda temáticas como el umbral entre el homo sapiens y el aumentado a través del arte y la tecnología. La exposición completa un paso más en las investigaciones del artista en torno a las nuevas tecnologías y sus consecuencias y derivaciones psicológicas, sociales, económicas y artísticas. Skinning analiza desde un punto de vista visual y conceptual el proceso actual en el que se encuentra el ser humano en su percepción y posición ante el mundo.

El espectador, a través de esta exposición, podrá interactuar con The Pole, un visual reactivo que reconoce la posición del espectador intercambiando la textura final de una pértiga de atletismo tridimensional, objeto básico para el salto de altura, a través del que nos posicionamos entre una piel humanizada o el acabado limpio e impoluto de los objetos tecnológicos. Con Skin Path, observamos una video-instalación en loop que muestra una pista de atletismo con una superficie de piel digital. La cámara recorre las diferentes calles de la pista en un bucle circular. The Runner es un programa interactivo que muestra la animación de un personaje 3D que habita en una web y que no cesará de correr en ese espacio virtual durante un año. La instalación reacciona ante la presencia del público modificando la intensidad y velocidad de la acción. El sistema reconoce en una base de datos los diferentes parámetros obtenidos de la carrera, como la distancia o las calorías consumidas; todo ello para mostrar la huida hacia adelante que supone apostar por la tecnología. Las Aposurfaces son superficies interactivas que en presencia del público desvelan la imagen de un territorio abstracto y misterioso recubierto de piel digital. Por último, Surface machine es una interfaz interactiva que recoge la imagen del espectador y la congela visualmente a través de una piel mecanizada y diferentes efectos visuales. El cuerpo queda recogido en ese umbral, en ese límite y espacio intermedio entre lo real y lo visual, lo físico y lo digital.

(Skinning de Solimán López en el CEART, Fuenlabrada. Hasta el 24 de marzo)