La Fotogalleriet de Oslo presenta su última exposición, la primera gran individual en Noruega de Andreas Angelidakis. Softwalks es el nombre de la muestra, que pretende enfatizar la relación interdisciplinar del artista con el arte, arquitectura y fotografía. El artista es curiosamente un arquitecto que nunca ejerció como tal, pero sin duda su formación es reflejada constantemente en su producción artística. La arquitectura toma su propia agencia en la obra de Angelidakis, que explora los diversos movimientos que puede tomar la disciplina, su aspecto blando y fluido. Este tratamiento de la arquitectura protagoniza la exposción, ya que se trata de una instalación site-specific realizada sobre la misma ciudad de Oslo. El artista ha creado una serie de videos de la ciudad, que ha mezclado con esculturas y fotografías para mostrar la fluidez de la propia institución, que de centro estático pasa a registrar la maleabilidad del espacio urbano.

Durante el último año, nuestra noción del ser se ha transformado a una noción transversal que une lo presencial con el espacio digital, trayendo consigo muchas consecuencias, visibles en todos los campos de conocimiento. Esta disolución de lo físico y virtual ha generado una serie de ilusiones, de sensaciones perdidas y olvidadas que querríamos volver a sentir, como la vida social o los viajes. Sofwalks se sitúa en este terreno incierto del deseo contenido por medidas de seguridad, proponiendo una nueva domesticidad blanda donde ahora caben todo tipo de experiencias e ilusiones de esas experiencias.

(Softwalks, en Fotogalleriet, Oslo. Del 20 de enero de al 21 de febrero de 2021).