Hace 11 años, Alberto Schommer propuso que la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando tuviese su propia colección de fotografía. Tras vencer la aparente inmutabilidad de alguno de los sectores internos de la academia, la institución abrió en marzo de 2019 la Sala de Fotografía. Meses después, el centro inauguró una exposición que reunirá hasta el 21 de junio algunos de los muchos retratos que el fotógrafo realizó a lo largo de su carrera profesional: el de Julián Marías en plano contrapicado sosteniendo Historia de la filosofía, el de Joan Miró sentado, entre alas de ángeles, o el de Eduardo Chillida, de cuyo rostro muta un puño gigante.
El recorrido muestra una selección de fotografías de los fondos del Museo elegidas por el propio artista antes de fallecer. Del premio Nacional de Fotografía en 2013, destaca la serie Retratos Psicológicos (1969-1973). Como explica la academia, en este trabajo Schommer recurre «a un simbolismo barroco, que le convierte de alguna manera en protagonista de sus retratos, al diseñar la escenografía, dirigir la pose y caracterizar a los personajes que se exponen a su mirada. Aventada en las páginas de la prensa, la serie convirtió a Schommer en un fotógrafo decididamente popular». 
(Alberto Schommer, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid. Del 17 de diciembre de 2019 al 21 de junio de 2020)