Bobby Baker. Tarros de Chutney en La Casa Encendida es un recorrido por los más de 40 años de trayectoria de Bobby Baker, artista que mediante el dibujo, la acuarela, el grabado y la performance efectúa, de manera constante, referencias cotidianas que aborda desde el sentido del humor y la ironía. La exposición, que puede verse hasta el 21 de abril, es la primera que la artista realiza en España. Su obra explora la cotidianidad y la privacidad de un individuo en tanto que ocupa distintos espacios sociales: una mujer; de clase media británica; una madre; una artista; una paciente psiquiátrica; una enferma de cáncer. Todo ello mediante un lenguaje directo y crudo en el qu el sentido del humor no deja de ser un ingrediente principal.

Comisariada por Clara Zarza, la muestra incluye series inéditas como los cuadernos de Timed Drawings –dibujos cronometrados por una artista, madre y ama de casa con escaso tiempo– y obras consagradas como la reconocida serie Diary Drawings, una selección de entre los más de 700 dibujos realizados por la artista a lo largo de once años, desde 1997 cuando ingresó en un centro de día a raíz de una crisis mental. Asimismo, Baker presenta su obra más reciente, el inicio de su proyecto Epic Domestic que parte de la idea de crear un Partido Revolucionario Doméstico.

La observación y representación de la vida cotidiana, aquella identificada socialmente como privada por ser valorada como irrelevante o tabú, es una práctica que si bien comienza a adquirir cierta visibilidad en la edad contemporánea nunca se libera plenamente de ciertos estigmas. Las (auto)biografías, las memorias, los autorretratos o la representación del entorno del artista forman parte de la tradición occidental desde el Renacimiento. No obstante, estas prácticas son aceptadas siempre que ofrezcan un valor público, ya sea modélico o trágico, y no caigan en la irrelevancia de lo cotidiano o la vanidad del narcisismo, ni violenten al receptor por falta de pudor. La obra de Bobby Baker juega con los límites de lo apropiado y transgrede repetidamente estas convenciones a través del detalle y de lo anecdótico en su representación de la maternidad, de las relaciones familiares, las políticas del cuidado y las tensiones entre el trabajo doméstico y profesional. Detalles de la cotidianidad privada que no dejan de ser, en definitiva, reflejos de la cotidianidad común.

(Bobby Baker. Tarros de Chutney en La Casa Encendida, Madrid. Hasta el 21 de abril)