Aunque pasaba el tiempo sin tener noticias finalmente ha sucedido: Rafael Doctor ha sido cesado en su cargo de director de Centro Andaluz de la Fotografía, cargo que solamente ha ocupado durante dos años y que ganó por concurso público. Para ello la Consejería de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía ha realizado una remodelación de altos cargos suprimiendo dos direcciones importantes, cesa a sus actuales titulares y crea dos nuevas direcciones que saldrán a concurso. De esta forma, la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, cuya reforma ya fue anunciada por la consejera, tendrá cuatro direcciones: Flamenco, Letras, Artes Visuales y la de Música y Artes Escénicas. Desaparece como tal en la nueva estructura la Dirección de Programas de Fotografía, a cuyo frente estaba Rafael Doctor. Esta dirección se reconvierte en la Dirección de Artes Visuales. También se suprime la Dirección del Instituto Andaluz de Promoción Cultural, asumida hasta ahora por Francisco Fernández Cervantes, que se reconvierte en la Dirección de Música y Artes Escénicas, que también saldrá a concurso.

Sin embargo no podemos dejar de pensar que hay algo más detrás de estos cambios, que parecen absurdos e injustificados, como la mala relación que Fernando Francés, factótum oficial de la cultura en Andalucía con el nuevo gobierno de derechas, mantiene abiertamente con Rafael Doctor que siempre ha tenido una actitud crítica con la actuación de gestor cultural de Francés, muy cuestionado por sectores críticos y artístico, y apoyado por la burocracia más a la derecha del espectro político. Queda por saber si esta decisión traerá nuevas criticas y qué otros nombramientos habrá que esperar en Andalucía, donde al parecer se ha vuelto obligado en el sector cultural hablar en “francés”.