Ricard Terré (Sant Boi de Llobregat, Barcelona, 1928 – Vigo, Pontevedra, 2009) es una de las figuras clave del movimiento de renovación fotográfica vivido en España a mediados del siglo XX, un proceso que elevó la categoría de fotografía de reportaje a fotografía de autor. Ahora, la Sala Canal de Isabel II presenta una exposición dedicada al fotógrafo Ricard Terré que podrá verse hasta el 11 de noviembre. La muestra, que atiende a uno de los fotógrafos miembros del Grupo AFAL, recorre la trayectoria de Terré y se estructura en grandes temas como el ciclo de la vida, la fiesta y la muerte.

La exposición, comisariada por Laura Terré, historiadora de la fotografía e hija de Ricard, recorre la trayectoria del fotógrafo considerando dos momentos diferenciados: de 1955 a 1969 y de 1982 a 2005. Un división en periodos que, sin embargo, no afectó a su estilo ni a su motivación para crear imágenes icónicas. Entre una etapa y otra vinieron más de diez años de silencio porque no estaba interesado en los encargos que se le proponían. Llegados a 1982, cuando Ricard Terré estaba ya jubilado, retomó su actividad fotográfica y su obra comenzó a ser reconocida a nivel nacional e internacional.

La exposición no sigue un hilo cronológico, sino que está estructurada en torno a los grandes temas que abordó Terré y que se repiten a lo largo de su trayectoria: el ciclo de la vida, el rito, la fiesta, la Semana Santa y el Carnaval y la muerte. En todas ellas, el protagonista es siempre anónimo, personajes a los que se acercaba de una manera incisiva y, en ocasiones, irónica, aunque siempre desde el respeto y la empatía. Solía trabajar en solitario y con un objetivo de 28 mm, algo que le obligaba a disparar a la cara, a corta distancia, un factor que Terré consideraba clave para conseguir la verdadera emotividad en la expresión de sus modelos.

La muestra, que incluye más de 110 fotografías, cuenta con una importante presencia de las series realizadas en Galicia y Portugal durante su segunda etapa, donde inmortalizó romerías ancestrales, fiestas paganas y procesiones, experimentando una vez más con el blanco y negro en la expresión del alma humana. Más allá de la exposición, la Sala Canal de Isabel II ha programado un extenso programa educativo y cultural en torno a la misma, que incluye encuentros con la comisaria, visitas guiadas y dialogadas, visitas para grupos y derivas fotográficas.

(Terré en la Sala Canal de Isabel II, Madrid. Hasta el 11 de noviembre de 2018)