Irene de Andrés, ganadora de la V Beca de producción a la creación videográfica DKV-Es Baluard, expone en el Observatori del Museu Es Baluard su proyecto Prora. Complejos del destino. En esta propuesta la artista trata, una vez más, el turismo como gran tema, implementando la idea con un giro hacia la obsesión por el viaje, por el coleccionismo de lugares y, cómo esta colosal industria se hace cada vez más grande engullendo todo a su paso.

Irene de Andrés sitúa el proyecto en uno de los mayores complejos turísticos, y uno de los más antiguos, Prora, en la isla de Rügen, en la costa del mar Báltico al noreste de Alemania. Se trata de una edificación levantada en la Alemania Nazi durante los años 1936 y 1939, cuando fue abandonada debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Tras casi medio siglo de abandono, Prora empieza a tener una nueva vida cumpliendo, en cierta medida, su propósito original. Lo que nació como ideal de vacaciones para el buen obrero del regimen nacionalsocialista, reabre las puertas para aquel que se pueda permitir un lujoso apartamento con vistas al mar. Los mismos edificios en sus diferentes etapas históricas, consecuencia del negocio turístico, cuentan lo que ha pasado, qué esta pasando y qué puede pasar. Es otra acepción para aludir a los complejos turísticos y hace referencia a aquellos hoteles que ofrecen todo lo necesario para que los huéspedes no tengas que salir del recinto. Este tipo de lugares, juntamente con los cruceros, se han vuelto cada vez más populares y funcionan como una ciudad dentro de otra.

(Prora. Complejos del destino de Irene de Andrés en Es Baluard. Hasta el 20 de enero de 2019)