El Centro Botín (Santander) presenta PICASSO IBERO, la primera gran exposición que explora el estrecho vínculo entre el pintor malagueño y el arte ibero. La muestra supone una lectura muy profunda sobre la gran influencia que el arte autóctono y llamado en su momento como ‘primitivo’ en la obra de Picasso. Organizada en colaboración con el Museo Nacional Picasso-París, la exposición es una ocasión perfecta para que la audiencia descubra esta influencia autóctona, que supuso un antes y un después para su producción pictórica, una de las más transformadoras del siglo XX.

Picasso descubre el arte ibero allá por 1906, en el Museo del Louvre de París, a través de esculturas como la Dama de Elche, que se hallaba por entonces en el museo francés. En este momento, comienza a realizar dibujos y pinturas inspirados en la escultura monumental en piedra y los exvotos de bronce característicos del arte ibero, que mostraban fueras muy alejadas del estilo clásico que venía practicando hasta entonces. Las formas arcaicas del arte ibero, lejanas al realismo representacional clasicista, fueron claves para su salto hacia el cubismo, donde rompería definitivamente con la representación fidedigna de la naturaleza. La exposición muestra obras de esta época de experimentación formal del artista, pero también trae piezas que realizó en los años anteriores con temáticas recurrentes en el arte ibero.

(PICASSO IBERO, en el Centro Botín, Santander. Del 1 de mayo al 12 de septiembre de 2021).