Al inicio de su carrera trabajó con maestría el uso del blanco y negro. La serie fotográfica del pueblo almeriense La Chanca lo demuestra. Después, se convirtió en el Eggleston español retratando a vivo color las playas de la España de los años 70: cuerpos bronceados o quemados que disfrutan del descanso de la época estival andaluza. Poco a poco, se erigió como una de las grandes figuras de la fotografía del siglo XX en España. Hoy es considerado uno de los pioneros de la vanguardia fotográfica del país. Su nombre: Carlos Pérez Siquier.

Parte de la obra de este autor podrá verse en la muestra que le dedica la Fundación Mapfre de Barcelona a partir de este viernes 14 de febrero. Esta exposición plantea una amplia retrospectiva que recorre la series más señaladas del fotógrafo, realizadas entre 1957 y 2018, con una importante aportación de imágenes inéditas y aportes documentales que enriquecen su discurso. Como explica la fundación, la obra que alberga la muestra ilustrará temáticas como «la periferia social, las alteraciones visuales surgidas del desarrollismo franquista, el choque cultural producido por la llegada masiva del turismo foráneo a España» o «su reciente repliegue hacia ámbitos más personales».

Carlos Pérez Siquier (Almería, 1930) fundó de la mano de José María Artero AFAL, revista y grupo que revolucionará el panorama fotográfico español. En 2003 el Ministerio de Cultura le concedió el Premio Nacional de Fotografía. Doce años después, Siquier donó al Museo Reina Sofía toda la documentación y archivos de AFAL. En 2017 se inauguró el Centro Pérez Siquier en Olula del Río, convirtiendo al autor en el primer fotógrafo español con museo propio.

(Carlos Pérez Siquier, en la Sala Fundación Mapfre Casa Garriga Nogués, Barcelona. Del 14 de febrero al 17 de mayo de 2020)