El Museo Tamayo acoge Nancy Spero: Paper Mirror, la primera exposición a gran escala de la artista en México. En la muestra se pueden ver trabajos de sus inicios como pintora figurativa con la serie Black Paintings, que realizó en París a principios de los 60 y que representa arquetipos de figuras solitarias y amantes en atmósferas desplazadas, revelando así su aislamiento como artista mujer. A mediados de los sesenta renunció al estilo establecido del óleo sobre lienzo como protesta contra las atrocidades de la Guerra de Vietnam y comenzó a trabajar en papel, donde realizó War Series, con imágenes como bombas sexualizadas. Más tarde, Spero se apropió de los escritos de Antonin Artaud, mezclando figuras psicosexuales en collage y las intensas expresiones de hostilidad y dolor del poeta francés.

Spero ha buscado con su trabajo la justicia social y la igualdad para las mujeres, adoptando para sus obras historias de mujeres como víctimas o diosas mitológicas. En su trabajo la mujer es la clara protagonista a través de la cual observa el mundo. En 1975 comenzó a fabricar placas de sus dibujos para imprimir figuras a mano. Nancy Spero rompió con las fronteras formales, espaciales e ideológicas. Así, en los 80 hizo de las paredes su modo de expresión y las utilizó como soporte para hacer impresiones a mano en galerías o museos. En el Museo Tamayo se recogen más de cincuenta años de su arte, una completa retrospectiva para acercarse al trabajo de la artista.

(Nancy Spero: Paper Mirror en Museo Tamayo, Ciudad de México. Desde el 6 de octubre hasta el 17 de febrero de 2019)