Desde 2014, la galería RocioSantaCruz ha participado activamente con Toni Ricart Giró, sobrino de Marcel Giró, en el estudio y organización del archivo del fotógrafo. A consecuencia de la investigación, se ha llegado a una primera conclusión: la obra fotográfica de la mujer de Giró, Palmira Puig, era más relevante de lo que se había pensado hasta el momento. Hasta el 16 de marzo, la galería RocioSantaCruz acoge Palmira Puig-Giró, fotógrafa una muestra fruto de un exhaustivo estudio de centenares de hojas de contactos y cuatro mil negativos que ha permitido hallar nuevas fotografías, algunas de ellas firmadas, que tienen su autoría en Palmira Puig.

Palmira Puig se casó por poderes en 1943 con Marcel Giró, a quien conocía desde la adolescencia. En 1937, huyendo de la Guerra Civil, Marcel se instaló en Colombia. Palmira se reunió con él y posteriormente se instalaron en São Paulo. Es allí donde Marcel retoma su afición por la fotografía y acaba dedicándose a ella profesionalmente. Giró se convierte en uno de los miembros más destacados del Foto Cine Clube Bandeirante (FCCB). Integran este movimiento, fundado en 1939, los fotógrafos y artistas Thomaz Farkas, Eduardo Salvatore, Geraldo de Barros, Rubens Teixeira Scavone, German Lorca, José Oiticica Filho y Gaspar Gasparian, entre otros. A partir de la década de los años cuarenta comienzan a cuestionarse el pictorialismo e incorporan la estética moderna en la fotografía brasileña. En 1956 Palmira Puig es admitida en el FCCB. Es una de las pocas mujeres, junto con Gertrudes Altschul, Menha S. Polacow, Barbara Mors y Dulce G. Carneiro, en formar parte de este grupo experimental de fotografía y cine. Palmira empieza entonces a desarrollar su propio estilo fotográfico y participa en exposiciones internacionales. Muchos de sus trabajos de esos años los firma como Palmira Giró. Su obra fotográfica está inscrita en la estética de la Escuela Paulista, pionera de la fotografía moderna brasileña. Esta denominación la acuñó la crítica de la época en publicaciones especializadas para designar las fotografías modernas del Foto Cine Clube Bandeirante. La obra de Palmira Puig-Giró se articula en la experimentación y audacia del tratamiento que otorga a sus imágenes en blanco y negro. El corpus más importante de su obra se caracteriza por la poesía y la elegancia de sus naturalezas muertas, paisajes y retratos. Una gran delicadeza impregna siempre sus fotografías. La figura humana y su entorno se inscriben en el nuevo figurativismo que surgió, a finales de los años cincuenta, en la Escuela Paulista.

(Palmira Puig-Giró, fotógrafa en la galería RocioSantaCruz. Hasta el 16 de marzo)