La Galería Elba Benítez acoge la exposición Palabras vacías dedicada a Ignasi Aballí y que podrá verse hasta el 4 de abril. Una de las características más destacables de su práctica artísticas ha sido la capacidad para evolucionar continuamente a través de cambios y renovaciones de estilo, formato y materiales. Además, se ha mantenido constante en ciertos temas y preocupaciones como la búsqueda de maneras de llevar los impulsos de un pintor al proceso de creación de imágenes sin necesidad de pintar; la incorporación materiales no convencionales o el manejo de la poética de la ausencia, la fugacidad y lo efímero. Y todo esto se evidencia en la exposición de Aballí que consta de dos instalaciones separadas que recubren todas las paredes de los espacios expositivos de la galería.

La instalación homónima Palabras vacías se compone de una línea de 27 plantillas metálicas que perfilan palabras que se refieran de alguna manera a estados de ausencia o inexistencia, como inadvertido, oculto, invisible, borrado… Las plantillas delinean los bordes exteriores de las letras y pueden verse como contenedores de las palabras. Además, la línea continua que configura las palabras demarca los bordes del espacio expositivo en sí, delimitando su significado al delinear su perímetro. La otra instalación, Línea roja se presenta como una especia de friso que envuelve el espacio de la galería, en el trabajo se compone de varios recortes de periódico en los que se ha impreso el color rojo y que va variando de recorte y a recorte formando así una variedad de formas y tamaños distintos. No obstante, están unidos en una secuencia continua, formando un rojo ininterrumpido pero no uniforme.

(Palabras vacías en Galería Elba Benítez, Madrid. Desde el 28 de febrero hasta el 4 de abril de 2020)