La Tate Modern inaugura una gran retrospectiva dedicada a Olafur Eliasson y que podrá verse hasta el 5 de enero de 2020. Bajo el título In Real life se ofrece la oportunidad al espectador de explorar el mundo envolvente y sensorial del artista. Eliasson regresa a la Tate 16 años después desde que su obra The Weather Project iluminara la sala de turbinas y recibiera más de dos millones de visitantes. Esta muestra recorre sus 30 años de carrera, mostrando sus primeras instalaciones a la vez que sus esculturas y pinturas más recientes. Además, como novedad, en la exposición se examinan las colaboraciones realizadas por Eliasson en campos como la sostenibilidad, la emigración, la educación y la arquitectura en un experimento para ver cómo su práctica artística se yuxtapone con otras disciplinas. En este sentido, se muestra el profundo compromiso de Eliasson con el medio ambiente, de hecho algunas de las obras de arte introducen en el espacio fenómenos naturales como el arco iris; otras obras usan reflejos y sombras para jugar con la forma en que percibimos e interactuamos con el mundo. En la exposición se acogen también piezas que resultan de la investigación del artista en geometría compleja, patrones de movimiento y su interés en la teoría del color, como Moss Wall (1994).

Cada instalación de las que se muestran abarcan un tema clave en la trayectoria del artista que permitirán, además de conocer las investigaciones anteriormente mencionadas, interactuar con sus actuales instalaciones de luz, color, geometría y percepción como por ejemplo en Stardust Particle (2016). Por otro lado, instalaciones como Your spiral view (2002) y Your uncertain shadow (2010) ponen a prueba la percepción del público mediante reflejos y sombras. Conforme los trabajos nos revelan los mecanismos detrás de su propia creación, se invita a considerar los procesos físicos y psicológicos que determinan la forma de percibir el mundo y a tomar conciencia de la relatividad de la realidad. En la exposición se pueden conocer proyectos como Little Sun, lámparas y cargadores de energía solar diseñadas para comunidades sin acceso a electricidad; o Ice Watch, una instalación con hielo glaciar de Groenlandia que pretende concienciar contra el cambio climático. Además, también hay cabida para trabajos arquitectónicos más recientes como su proyecto Fjordenhus en Dinamarca. Por último, en el exterior de la Tate Modern se ha instalado una espectacular escultura y en la terraza se puede degustar un menú especial desarrollado por el artista basado en productos orgánicos, vegetarianos y de origen ético que son fundamentales en la cocina de su estudio en Berlín.

(In Real life de Olafur Eliasson en Tate Modern, Londres. Desde el 11 de julio hasta el 5 de enero de 2020)