Uno podría pensar que en verano todo se para, que a grito de “¡paren las máquinas!” hasta los cines echan el candado y los bares cierran la persiana. Pero no, no es así, en época de calor, aunque quizás a ritmo más pausado, prácticamente todo sigue en funcionamiento. También los museos y los centros de arte, lejos de guardar la obra en el almacén y dejar las salas vacías, siguen abriendo a diario dispuestos a recibir a aquellos que saben que, el verano, es quizás la mejor estación del año para pasearse por las exposiciones, no sólo por el aire acondicionado sino también por el espacio de calma y reflexión que proporciona cualquier lugar repleto de cultura. En exit-express.com apostamos firmemente por esta filosofía, razón por la cual, en este texto os recomendamos hasta 30 exposiciones que tienen lugar en distintos museos y centros del arte de todo el país.

Si decidís que vuestro destino vacacional es el norte, podéis empezar vuestro recorrido expositivo en Bilbao, entrar en el Museo Guggenheim (Bilbao) y visitar Chagall. Los años decisivos, 1911-1919 una muestra que reúne más de 80 pinturas y dibujos realizados al inicio de la carrera del pintor. Dentro del mismo museo puede verse la exposición Arte y China después de 1989: El teatro del mundo, la mayor exposición hasta la fecha de arte contemporáneo chino de entre 1989 y 2008. Y antes de salir del centro, otra buena opción es visitar Soy Tu Espejo, una exposición de Joana Vasconcelos que reúne una selección de treinta obras realizadas entre 1997 y la actualidad por una de las artistas portuguesas más reconocidas internacionalmente. Si un objetivo de esta ruta es San Sebastián, os recomendaríamos acercaros al centro Kutxa Kultur Artegunea (San Sebastían – Donostia) y visitar dos de sus exposiciones: Oscuro objeto de deseo, la primera muestra completa del cineasta Eloy de la Iglesia, y POP POP POP American Pop Artuna muestra que gira en torno al pop a través de un centenar de piezas de cinco figuras claves: Andy Warhol, Keith Haring, Robert Indiana, Roy Lichtenstein y Robert Rauschenberg. Por último, también en San Sebastián, una parada imprescindible es Tabakalera (San Sebastián – Donostia), centro en el que ahora mismo puede verse Drawn by the pulse, una exposición individual de Rosa Barba cuyo eje central es la obra Drawn by the Pulse (2018), una pieza producida para la ocasión por Tabakalera y que ha sido filmada en el Observatorio Astronómico de Harvard partiendo de la investigación de Henrietta S. Leavitt (Estados Unidos, 1968-1921) sobre las propiedades de las estrellas.

Quizás seáis de Madrid o, por qué no, tras recorrer el norte, os parezca una buena idea ir camino a la capital. Antes de llegar a la ciudad de los gatos deberíais hacer un par de paradas en León; primero en la Fundación Cerezales Antonino y Cinia (Cerezales del Condado, León), espacio que acoge hasta el 18 de noviembre la exposición Origen, un proyecto artístico de los Premio Nacional de Fotografía Bleda y Rosa, artistas especialmente interesados por la representación del territorio, con el que buscan resaltar el complejo cruce de culturas y tiempos que lo conforman. Y, segundo, en el MUSAC (León), el centro de arte contemporáno por exceléncia de esta zona y que, recientemente, ha inaugurado cuatro exposiciones para su temporada de verano, cuatro nuevas muestras que se podrán ver en el museo leonés hasta octubre y noviembre.

Una vez en Madrid, el Museo Reina Sofía (Madrid) debería ser inevitablemente uno de los primeros lugares en el que detenerse. Ahora mismo, algunas de la opciones en este centro, serían la exposición de Beatriz Gonazález en el espacio que el museo tiene en el Palacio Velazquez, en el Retiro. Se trata de una muestra comisariada por María Inés Rodríguez que aborda el conjunto de la obra de la artista colombiana de manera no cronológica y centrándose en los temas tratados por González a lo largo de 70 años de carrera artística. Situadas en la sede central del Museo os recomendamos hasta dos muestras: Segunda vez, la exposición que el Museo Reina Sofía dedica a Dora García (Valladolid, 1965), artista conceptual que desarrolla desde los años noventa una exhaustiva investigación estética en torno a los límites entre lo real y su representación; y Eusebio Sempere, una exposición retrospectiva de Sempere, un artista clave de la abstracción en España.

Muy cerca del Museo Reina Sofía se encuentra La Casa Encendida (Madrid), centro en el que a día de hoy pueden visitarse hasta cuatro exposiciones: las tres muestras fruto de la convocatoria Inéditos para jóvenes comisarios menores de 35 años y que, en esta decimoséptima edición, cuenta con exposiciones comisariadas por Lorena Saura Cuenca, Rafael Barber Cortell y Ali. A. Mederuelo junto a Julia Castelló; y la retrospectiva que el centro dedica al cineasta estadounidense Gus Van Sant, icono del cine independiente, anticonformista y radical. Otra parada ineludible en este recorrido por la capital debería ser el Museo ICO (Madrid), centro que, en el marco de PHotoEspaña 2018, ha inaugurado recientemente la exposición En el tiempo de Carlos Cánovas, uno de los fotógrafos de paisaje más relevantes actualmente y que, una vez más, demuestra el compromiso del museo con la difusión de la fotografía de arquitectura, sobre todo la española. De la misma manera, y también enmarcada en el festival anual PHotoEspaña, encontramos la exposición que la Fundación Loewe (Madrid) dedica a los artistas Peter Hujar y David Wojnarowicz, fotógrafos que captaron la contracultura neoyorquina de las décadas de 1970 y 1980. Por otro lado, el Espacio Fundación Telfónica (Madrid) acoge durante los meses de verano la exposición Cortés. Retrato y estructuramuestra que repasa la obra de uno de los grandes retratistas españoles del siglo XX, Hernán Cortés. Por último, muy cerca de Madrid, en Móstoles, deberíamos hacer una última parada antes de proseguir nuestro viaje en el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) (Móstoles, Madrid) y pasear por Habitación, la exposición comisariada por Nuria Enguita y Ángel Calvo Ulloa que muestra una serie de trabajos incluidos en el Archivo F.X del artista Pedro G. Romero.

Bajemos más al sur, lleguemos, por qué no, a la ciudad de Sevilla. Allí, en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) (Sevilla) podremos ver dos grandes exposiciones: por un lado Riflepistolacañon, la nueva exposición del artista Jacobo Castellano (Jaén, 1976) comisariada por el crítico de arte Javier Hontoria que incluye más de 40 obras realizadas entre 1999 y la actualidad; y Estigmas – Acciones y performances 1976-2017 del artista belga Jan Fabre (1958), exposición dedicada a una de las figuras más innovadoras e importantes de la escena artística contemporánea internacional. Comisariada por el historiador del arte y comisario italiano Germano Celant, la muestra realiza un recorrido que va desde la primeras performances de Fabre, como La performance del dinero (1979) o Sanguis / Matins (2001) hasta Soy un error (2017) y muchas otras, algunas de las cuales fueron creadas en colaboración con otros artistas como Marina Abramovic, filósofos como Peter Sloterdijk o destacados científicos como Edward O. Wilson.

Cambio de escenario: Barcelona. Para empezar: el MACBA (Barcelona). En el centro de arte contemporáneo de Cataluña por antonomasia podremos ver, entre otras, dos grandes exposiciones: Melanie Smith. Farsa y artificio, una exposición comisariada por Tanya Barson que se organiza a través de siete núcleos temáticos que recorren la trayectoria de la artista visual desde principios de los noventa hasta la actualidad.Farsa y artificio, con más de 120 obras de la artista, es la exposición de mayores dimensiones que se ha llevado a cabo en Europa en torno a Melanie Smith; y Oscar Masotta. La teoría como acciónmuestra que busca reconstruir la trayectoria intelectual de Oscar Masotta (Buenos Aires, 1930 – Barcelona, 1979), pensador, teórico y artista que fue agente clave para la introducción del pensamiento lacaniano en España, tal y como lo había sido en Argentina y Latinoamérica con anterioridad. A partir de nueve núcleos temáticos que recorren la intensa trayectoria intelectual y artística del pensador argentino, la exposición parte de la concepción de Masotta del ejercicio teórico como un modo de acción política. Así mismo, hasta el 16 de septiembre, la Fundación Mapfre (Barcelona) acoge una exposición de Shomei Tomatsu, artista que se muestra por primera vez en Barcelona y, cuya obra, aborda los acontecimientos primordiales de la historia de Japón tras la Segunda Guerra Mundial. Subiendo Montjuic nos encontraríamos con la Fundació Joan Miró (Barcelona), espacio que acoge durante los meses de verano Las cicatrices nos recuerdan que nuestro pasado es real, una exposición del artista francoargelino Kader Attia, que recibió el Premio Joan Miró en su última edición. No muy lejos de ahí, es una buena opción ir hasta el CaixaForum (Barcelona) y visitar Una cierta oscuridad, un proyecto expositivo de Alexandra Laudo que toma como punto de partida el robo de La Gioconda que tuvo lugar en París en 1911 y explora el espacio negro y vacío que quedó en la sala del Louvre tras el robo a partir de una selección de obras y documentos que abordan la idea de opacidad, ocultación y ausencia en la práctica artística. Por último –al menos en la ciudad de Barcelona– es una gran decisión parar en Foto Colectania (Barcelona)y visitar la exposición dedicada al fotógrafo Saul Leiter (Pittsburg, 1923 – Nueva York, 2013), precursor de la fotografía en color que documentó las calles de Nueva York desde una perspectiva intimista.

La penúltima parada de este gran viaje por la geografía española será Valencia. Ahí podremos visitar, primero, el IVAM (Valencia), centro que en verano acoge, entre otras, dos importantes exposiciones en las que las mujeres son las protagonistas. Por un lado, Annete Messager: pudique-publiqueuna exposición retrospectiva de Annete Messeger, feminista militante que se hace valer de objetos y materiales cotidianos para producir su obra y, por otro lado A contratiempo. Medio siglo de artistas valencianas (1929-1980)exposición que pretende mostrar y recrear el talento y el camino que tuvieron que seguir las artistas valencianas para lograr la visibilidad que merecían y la profesionalización desde el final de la dictadura de Primo de Rivera y la Segunda República, pasando por el franquismo y hasta la década de los ochenta. Otro centro de parada obligatoria en Valencia es Bombas Gens Centre d’Art (Valencia), espacio que acoge Caminando en la península Ibérica, muestra que reúne una selección de trabajos realizados durante varias caminatas de Hamish Fulton.

Si aún os queda energía para ver algunas exposiciones más, ahí van aquellas para los más afortunados: aquellos que tienen la oportunidad de, en verano, recorrer las Islas Canarias. Nos referimos, en esta ocasión, a las exposiciones que acoge el CAAM (Las Palmas de Gran Canaria): Cándido Candideexposición comisariada por Luis Francisco Pérez y que se trata de un proyecto incluido en el programa conmemorativo del centenario del nacimiento del pianista y director de orquesta Leonard Bernstein; y Boliches-Marblesmuestra que propone un acercamiento al mundo de los boliches a través de dos exposiciones comisariadas por Orlando Britto Jinorio: la del fotógrafo etíope Tedos Teffera; y la colectiva que agrupa obras de seis artistas residentes en Canarias: Analía Beltrán i Janés, Pedro Déniz, Gregorio González, Cris Noda, Paco Rossique y Luisa Urréjola.