El IVAM acoge a partir del 30 de enero hasta el 31 de mayo un nuevo Caso de Estudio, esta vez sobre Miquel Navarro. Miquel Navarro formó parte del grupo de artistas que a finales de los 70 renovó el lenguaje de la escultura. Sus grandes instalaciones de ciudades hacen referencia al modo en el que estos espacios pueden convertirse en símbolos de poder, son lugares que acogen pero que también participan de la autoridad que domina y controla. Algo así sucede también con los tótems monumentales que crea, máquinas antropomorfas que son a la vez deidades protectoras y dioses amenazantes. No obstante, en sus dibujos esta dimensión se hace íntima y sus acuarelas responden a lo que él mismo define como «el fluir de la vida». exit-ex

Muchos de sus dibujos tiene un componente erótico que no ha destacado lo suficiente en las anteriores exposiciones que ha realizado. Son obras que hablan del deseo, un deseo que se resuelve, en ocasiones, en placer, pero también un deseo que hiere, que pincha, como se evidencia en los falos y las vulvas cactus que aparecen en algunos de sus dibujos. En esta muestra los dibujos de Miquel Navarro conviven con piezas de arte africano o con obras de arte antiguo, todas con un componente erótico, que ayuden también a contextualizar algunos de sus intereses más directos.

(Caso de Estudio. Gabinete secreto de Miquel Navarro, en el IVAM, Valencia. Desde el 30 de enero hasta el 31 de mayo de 2020)