El Centro Botín acoge la primera exposición dedicada íntegramente y de manera cronológica a los trabajos sobre papel de Manolo Millares, que podrá verse hasta el 15 de septiembre y que ha sido comisariada por María José Salazar. La muestra, bajo el título El grito silencioso, reúne una selección de 100 obras que recorren la producción y las distintas etapas del artista, haciendo especial hincapié entre los años 1955 y 1971. Con ella se podrá descubrir numerosas obras inéditas y descubrir su trabajo a través de cuatro espacios que dividen, de forma cronológica, las distintas etapas creativas de Millares que evidencian el nuevo concepto del dibujo que surge en esos momentos a nivel mundial y del que él es un claro exponente. Por ello, pueden verse creaciones de sus inicios en 1946, pasando por algunas de sus composiciones surrealistas, sus obras de influencia guanche y sus pictografías, hasta la producción que desarrolla entre 1955, cuando se traslada a la Península, y 1971, meses antes de su fallecimiento.

Millares fue el impulsor de un cambio conceptual en el dibujo, considerado como una disciplina menor, al romper con un método que hasta entonces había permanecido anclado en España en los cánones del siglo XIX. El artista canario incorpora los cambios de las vanguardias internacionales en sus trabajos sobre papel, en una obra en la que predomina y se valora el gesto, la fuerza y el pensamiento. La producción de Millares está basada en su entorno y es un artista comprometido con su momento histórico, social y cultural. En su producción se pueden distinguir cuatro etapas: una primera autodidacta, de inicio y formación, de dibujo académico, naturalista (1945 – 1948); una segunda entre la investigación y la búsqueda, expresionista (1948 – 1954); una tercera de consolidación e innovación plena, en la que el trazo es ya testimonio vital (1955 – 1963); y una cuarta (1964 – 1971) de plenitud, denuncia y fuerza, en la que su obra finalmente alcanza la madurez y abre un camino nuevo al dibujo en nuestro país.

(El grito silencioso. Millares sobre papel en Centro Botín, Santander. Desde el 8 de junio hasta el 15 de septiembre de 2019)