El Museo de Arte Carrillo Gil expone hasta el 10 de febrero de 2019 la muestra Memorias de la ira. Arte y violencia en la colección del Museo de Arte de Lima-MALI que, conformado por una selección de 17 obras, explora distintos aspectos del conflicto que afectó a Perú entre el año 1980 y el 2000. En este sentido, la exposición propone impactantes miradas y reflexiones del arte actual sobre las perspectivas y temporalidades de los sucesos de aquellos años en el país sudamericano. De acuerdo con el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú (2003), la violencia armada contra la población tuvo como principal perpetrador a la agrupación subversiva Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL), cuya acción generó una respuesta del Estado peruano, fundamentalmente militar, que terminó por agravar el conflicto

En la muestra, comisariada por Sharon Lerner, curadora de arte contemporáneo en Perú, destaca el monumental conjunto de fotografías de 700 carátulas de publicaciones incautadas a integrantes de Sendero Luminoso que conforman la obra de Pabo Hare, Incautados (2014). También se incluye en la exposición la video instalación UNSCH/Pikimachay de Armando Andrade Tudela y la serie Piraq Causa (¿Quién es el causante?), un conjunto de pinturas tradicionales del pueblo ayacuchano de Sarhua realizada colectivamente por la Asociación de Artistas Populares de Sarhua (ADAPS) a inicios de la década de los años 90 y que es uno de los relatos visuales más potentes sobre el periodo. El sugestivo título Memorias de la ira toma prestado el nombre de una exhibición del artista peruano Jesús Ruiz Durand de 1987 para aludir a una constante en la región: el compromiso cívico y político con los procesos de memoria sobre lo acaecido, como una de las improntas del discurso y la práctica artística contemporánea.

(Memorias de la ira en el Museo de Arte Carrillo Gil, México. Hasta el 10 de febrero de 2019)