Hasta el 13 de enero de 2019 se puede ver en Pirelli HangarBicocca la primera gran exposición en Italia de Leonor Antunes, the last days in Galliate, para lo que el espacio expositivo se ha rediseñado como un solo sitio escultórico donde la iluminación y las obras se entrecruzan. A través de sus esculturas, Antunes reinterpreta la historia del arte, el diseño y la arquitectura del siglo XX, atendiendo sobre todo a la tradición modernista. Tras una investigación de distintos proyectos y obras, la artista selecciona detalles específicos y fragmentos que transforma en nuevas formas y piezas. Dentro de este análisis que realiza previamente, reflexiona sobre el contexto histórico, el significado de los objetos cotidianos, el papel social del arte y el diseño como medios de emancipación.

La muestra ocupa los 1.400 metros del espacio y acoge obras anteriores y otras creadas desde cero; todas ellas conversan con los elementos estructurales de la arquitectura y la iluminación natural, consiguiendo así una fusión narrativa. Antunes utiliza la luz para hacer esculturas, en este caso la apertura de ocho ventanas de tragaluz en el techo del espacio aporta iluminación cenital al interior del entorno, y a su vez la iluminación artificial generan atmósferas íntimas. Leonor Antunes ha recibido gran influencia de los arquitectos Franca Helg y Franco Albini, de hecho para la exposición se ha profundizado en la colaboración entre ambos que tuvo lugar en los 50 y 60.

(the last days in Galliate en Pirelli HangarBicocca, Milán. Desde el 14 de septiembre hasta el 13 de enero de 2019)