Rafa Sendín no trabaja con ninguna galería; sin embargo, sumergidos en esta pandemia mundial donde el teletrabajo está a la orden del día llega por correo postal una invitación. Una inauguración de exposición. Ahora. En medio de esta vorágine donde la cultura no está considera como una actividad esencial y, mucho menos, el arte. Con museos y galerías de medio mundo cerrado, se inauguraba el 23 de abril una exposición del artista Rafa Sendín en la Galería Helga de Alvear y que durará hasta que finalice el Estado de Alarma en España. ¿O no? Quizá esta no sea una exposición al uso, tal y como todos esperamos. La realidad es que la «exposición» es la invitación en sí misma que llega por correo postal, acción que también forma parte de la obra.

La obra se titula Rafa Sendín Exposición y se compone de una edición de 400 tarjetones de 22 x 14,8 cm. Impresión offset sobre papel estucado mate de 350 g. A un lado, datos de la exposición, hora y lugar de la convocatoria, por la otra cara, una imagen de la obra; el artista aparece desnudo autorretratado en cuatro posturas diferentes. Para esta obra Rafa Sendín utiliza la imagen visual de la Galería Helga de Alvear, toma el diseño normalmente empleado por ésta para sus invitaciones y hojas de sala. La galería es escogida por el artista por ser una de las más representativas del panorama nacional. Aunque cabe destacar que no se ha contado con la autorización de la Galería Helga de Alvear. Esta acción se toma como una metáfora de la “paradoja de Schrödinger”. La probabilidad de que la obra alcance su objetivo, viva”, dependerá de una superposición de estados«: ¿estará la dirección actualizada?¿funcionará de manera correcta el servicio postal durante el estado de alarma?, ¿recogerá el correo el destinatario?, ¿desinfectará el tarjetón?, ¿el gato está vivo?, ¿el arte está muerto?