Un verano más, lo mejor de la fotografía se concentra en Francia, concretamente en Arlés; y es que este mes de julio los Reencuentros de Arlés celebran su 50 aniversario y hasta el 22 de septiembre permanecerán abiertas sus exposiciones en distintas sedes de la ciudad para todos aquellos interesados y vinculados a la fotografía. Este año, con motivo del aniversario, se hace un homenaje creando el espectáculo tal y como se presentó en 1970 y un diálogo con las obras más tempranas de Lucien Clergue, uno de los fundadores del festival. Además, se ha comenzado a trabajar en los archivos y la colección de fotografías de los Reencuentros que se ha ido construyendo a lo largo de los años con más de 3.300 obras y que se han conservado en el Musée Réattu. Además, el objetivo del festival sigue siendo dar voz a los nuevos talentos, seguir siendo el lugar donde se inician las trayectorias de fotógrafos pero siempre muy pendientes del trabajo de todos aquellos que han mantenido el espíritu del evento durante estos últimos 50 años. Así pues, este año complementando exposiciones de fotógrafos como Helen Levitt o Germaine Krull, se ofrecen cuatro nuevas secuencias que corresponden a las secciones del programa: Mi cuerpo es un armaAl bordeHabitarConstruir la imagen. Tras esto, continúan las habituales secciones del festival: La otra fotografía, Construyendo la imagenPlataformas de los visibles, EmergentesInvitados y una dedicada especialmente al aniversario bajo el título Feliz Cumpleaños. Además, también habrá lugar para la realidad virtual, para las editoriales y revistas de fotografía y para charlas, conferencias y mesas redondas.

En Mi cuerpo es un arma se pueden encontrar exposiciones de Libuše Jarcovjáková; una dedicada a los fotógrafos de la caída del Muro de Berlín treinta años después; otra dedicada a la Movida con fotografías de Alberto García-Alix, Ouka Leele, Pablo Pérez-Minguez y Miguel Trillo; también se pueden ver las fronteras del mundo fotografiadas por Evangelia Kranioti; y por último, encontramos el retrato de una nueva generación de artistas con las fotografías de Pixy Liao. Por su parte, en la sección Al borde se acogen muestras de Marina Gadonneix; Philippe Chancel; una exposición colectiva dedicada a las barreras construidas por el hombre en toda Europa; otra dedicada a Mohamed Bourouissa; y, por último, Germaine Krull. En Habitar, Daphné Bengoa y Leo Fabrizio exhiben por primera vez el resultado de su proyecto conjunto sobre la obra argelina; también se podrá conocer el relato visual de los 10 años de viaje de Mario del Curto alrededor del mundo; se expone también la historia política británica desde 1970 hasta la actualidad con obras de fotógrafos como David Moore, John Myers o Martin Parr; por último, se recuerda a una población empobrecida relegada a las afueras de París. Por último, en la sección Construir la imagen, se expone a Helen Levitt y sus calles de Nueva York; también se realiza una revisión del vanguardismo con obras de Berenice Abbott, Florence Henri, Germaine Krull… pertenecientes a la Colección de Amsab; por otro lado, una muestra conjunta de Eve Arnold, Abigail Heyman y Susan Meiselas; y finalmente, una selección de obras de Tom Wood en las calles de Liverpool entre principios de los años 70 y finales de los 90.

En el resto de secciones también se puede disfrutar de la obra de Valérie Belin, Yann Pocreau, Claude Martin-Rainaud, Camille Fallet, Christian Lutz, Kurt Tong, Lei Lei, entre muchos otros. Una oportunidad perfecta para aprovechar el verano disfrutando de la mejor fotografía.

(Reencuentros de Arlés, Arlés, Francia. Desde el 1 de julio hasta el 22 de septiembre de 2019)