La Casa Encendida vuelve este otoño con la inauguración de dos muestras que podrán visitarse hasta el 10 de enero de 2021. Por un lado, presenta una muestra dedicada a Carles Congost que incluye una obra creada específicamente para la ocasión; y, por otro, su ya tradicional Inéditos, que reúne los proyectos curatoriales de jóvenes comisarios menores de 35 años.

¿Para qué sirven las canciones? es el título de la muestra y, a su vez, de la pieza creada para este proyecto por Carles Congost. Además de esta, en el recorrido de la exposición también se exhibe una selección de obras anteriores del artista. La obra de Carles Congost se sitúa en torno a la construcción de la personalidad y los códigos de conducta y se caracteriza también por la re-elaboración de estereotipos cinematográficos, fotográficos y musicales. En la pieza audiovisual ¿Para qué sirven las canciones? el artista retoma la ficción cinematográfica para articular un relato juvenil de carácter eminentemente urbano o, mejor dicho, para poner en relación un conjunto de historias breves que se podrán escuchar de boca de sus protagonistas. Congost aprovecha una simple anécdota, el reencuentro fortuito de dos amigos, excompañeros de clase, para establecer una serie de preguntas acerca de las nuevas generaciones.

Junto a esta obra, la muestra presenta otras cuatro de las más recientes de Congost: Simply the BestWondersAbans de la casa y Paradigm, que compartirán espacio en formato de videoinstalaciones.

Por su parte, la decimonovena edición de Inéditos 2020 acoge los dos proyectos expositivos de dos comisarias: Cosas que nunca sucedieron aunque existen desde siempre, comisariada por Raquel G. Ibáñez; y La Cosa del Pantano: crítica(s) y poética(s) desde la aberración, de Núria Montclús.

En primer lugar, la exposición Cosas que nunca sucedieron aunque existen desde siempre a través de las obras mostradas, se plantea el acto de soñar como un fenómeno deslocalizado que no necesita de los sentidos corporales para existir; algo que arroja la posibilidad de entender la consciencia más allá de como una mera consecuencia de flujos químicos cerebrales. El proyecto se desarrolla mediante el diálogo entre las obras, explorando los puntos de encuentro y patrones coexistentes en base a tres ejes: lenguaje, memoria y ritual. Los artistas participantes en la muestra comisariada por Raquel G. Ibáñez son: Daniel Moreno Roldán y Aldo Urbano, Cristina Mejías, Lorraine Rodríguez, Maru Calva, Clara Moreno, María Salgado, Carla Andrade, Jorge Anguita Mirón, Timothy Hyunsoo Lee y Manuel Rodríguez.

Por último, La Cosa del Pantano: crítica(s) y poética(s) desde la aberración hace referencia a la historia que cuenta que el doctor Alec Holland despertó transformado en la Cosa del Pantano tras una explosión intencionada en el laboratorio donde desarrollaba una fórmula biorrestaurativa. Los primeros relatos sobre este personaje se crearon en Estados Unidos por Len Wein (guionista) y Bernie Wrightson (dibujante) entre 1971 y 1972. Cada una de las obras que se presentan en esta muestra constituyen a su manera “una” Cosa del Pantano actualizada a la realidad de nuestro tiempo. A través de naturalezas alteradas -aberradas- surgidas de la intervención humana, Maria Thereza AlvesElena BajoLuna BengoecheaJoaquín FargasBárbara Fluxá, Lara Fluxà, Basim Magdy y Joana Moll son capaces de resaltar la fragilidad de nuestro hábitat y cuestionar las alteraciones del medio provocadas por el desarrollo del sistema capitalista neoliberal.

(¿Para qué sirven las cancionesen La Casa Encendida, Madrid. Desde el 8 de octubre hasta el 10 de enero de 2021)

(Inéditos 2020 en La Casa Encendida, Madrid. Desde el 8 de octubre hasta el 10 de enero de 2021)