OPINIÓN

Hace no tantos años un político español de origen fascista, dijo algo que resultó ser mucho más profundo y explícito de lo que él mismo pensó. Tal vez el inconsciente donde anidaba su vasta cultura le jugó una mala pasada. Él, en ese momento Ministro del Interior del gobierno de turno, dijo: “La calle es mía”. La respuesta inmediata y un…

Puedes comprar solamente este artículo aquí