Hasta el 6 de octubre el Centre Pompidou de Málaga acoge la exposición que el mismo Jim Dine organizó en 2017 para el Musée National d’Art Moderne de París. Esta muestra agrupo obras pertenecientes al periodo de 1961 a 2016 y tratan de un conjunto de pinturas y esculturas que revelan la exploración autobiográfica a través de sus motivos recurrentes: herramientas, corazones, albornoces, venus, pinochos.

Jim Dine comenzó su práctica artística en Nueva York en 1958 creando happenings y environments junto con Claes Oldenburg. Fascinado por el neodadá explora la relación de la pintura y la escultura con el objeto. A partir de los 70 recurre a la práctica del dibujo y del grabado y aboga por un cuestionamiento radical que lo lleva a redescubrir la figuración. A finales de la década de 1980, Dine se apropia de los elementos estilísticos de las culturas antiguas de distintos iconos artísticos y de imágenes vernáculas y desarrolla una práctica atenta a las formas del pasado basada en el amor por el trabajo manual. Dine estuvo influenciado por el expresionismo abstracto y ha ido realizando grandes pinturas en las que da rienda suelta a sus experimentación. Además, para esta exposición, el artista escribe poemas inéditos con carboncillo en las paredes y las palabras amplifican las cualidades plásticas y simbólicas.

(Jim Dine en el Centre Pompidou Málaga. Hasta el 6 de octubre de 2019)