El Museo Guggenheim de Bilbao acoge hasta el 20 de octubre una exposición dedicada a Jesper Just, artista conocido de manera internacional por su ambiciosa utilización de recursos propios de las grandes producciones cinematográficas y su interés en reinterpretar, visual y materialmente, la estructura de una película. Explora conceptos como el voyeurismo, la vida urbana o los conflictos de género, ligados íntimamente a la cultura del cine; su trabajo sitúa las imágenes en un marco expandido donde adquieren una dimensión casi arquitectónica, a la vez que ponen de manifiesto su gran poder social. La muestra que acoge el Guggenheim, bajo el comisariado de Manuel Cirauqui, recibe el nombre de la videoinstalación de dos canales Este espectáculo innombrable que, a su vez, toma el título del poema The Right of Way del escritor William Carlos Williams. Este elogia la belleza de las situaciones aparentemente insignificantes que llenan nuestra vida cotidiana: el espectáculo sin nombre de los pequeños fenómenos que se nos presentan un día cualquiera.

El film de Jesper Just, dividido en dos flujos paralelos de tiempo y dos grandes pantallas enfrentadas, ofrece una hipotética cadena de causas y efectos que nos dejan presumir ciertas relaciones posibles. Dos personajes coinciden brevemente en su itinerario por el barrio parisino del Parque Buttes-Chaumont e intercambian miradas. Su mutuo escrutinio se repite entre las ventanas opuestas de sus apartamentos, hasta que uno de ellos sufre una crisis cuyo desencadenante podría tener algo que ver con el acto de mirar o ser mirado o quizás con el fuerte reflejo del sol. La ambigüedad de este acontecimiento es exacerbada por la del personaje protagonista que encarna la actriz y cantante transgénero Marie-France Garcia. Su obra plantea, a través del doble dispositivo panorámico, una lectura del urbanismo moderno y sus formas, jugando con las equivalencias de la mirada en movimiento. El carácter mínimo de la historia contrasta con su atmósfera dramáticas, mientras que la falta de palabras o descripciones de la acción redunda en el anonimato de los personajes.

(Jesper Just en el Museo Guggenheim, Bilbao. Desde el 4 de julio hasta el 20 de octubre de 2019)