El TEA Tenerife acoge la exposición Jardín Salvaje de Marina Núñez, comisariada por Yolanda Peralta, y que podrá verse hasta el 2 de junio en el centro. El punto de partida de esta exposición parte de la relación de la humanidad con la naturaleza, una relación que resulta contradictoria: el ser humano se ha sentido insignificante en el Universo pero también ha creído ser el centro y ha querido conocerla para saber dónde situarse como especie, pero a su vez ha ansiado su dominio y control. Además, el título de la muestra también resulta una contradicción en sí misma: jardín salvaje, el jardín simboliza la naturaleza domesticada y aquello que se denomina salvaje no permite control.

Con esta exposición, Marina Núñez alerta al visitante de la necesidad de replantearse a nivel simbólico su relación con la naturaleza, entendiendo esta como un espacio vital para el ser humano en la línea de lo que ya, en pleno siglo XVII, defendía la naturalista, entomóloga y pintora Maria Sibylla Merian. En la videoproyección que cierra la muestra se muestra la posibilidad del ser humano de situarse al mismo nivel que la naturaleza, no por encima de ella, y de conectar con el mundo vivo desde la empatía, el arraigo, el vínculo, en relaciones de igualdad y respeto.

(Jardín Salvaje en TEA Tenerife. Desde el 28 de marzo hasta el 2 de junio de 2019)