El Moderna Museet Malmö acoge hasta el 21 de febrero de 2021 una gran retrospectiva dedicada a la artista Hilma af Klint, co-comisariada por Iris Müller-Westermann y Milena Høgsberg. La sueca fue pionera del arte abstracto, abandonando la representación de la realidad visible, y abrió las puertas a nuevos horizontes a principios del siglo XX. Su trabajo comenzó años antes que el de artistas como Kandinsky, Mondrian, Malevich o Kupka pero, sin embargo, son estos últimos los considerados precursores de esta corriente artística. En 2013 el Moderna Museet de Estocolmo inauguró la primera muestra retrospectiva de su obra que puso sobre la mesa la importancia de su papel en la abstracción. A partir de aquí el interés por su obra fue en incremento, y ahora en Malmö se ofrece una visión más profunda de la investigación sistemática y el método de trabajo de la artista. La exposición abarca toda la carrera de la artista, destacando las Pinturas para el Templo (1906-15), que la propia Hilma af Klint consideraba su obra más importante.

El trabajo de Hilma af Klint se basaba en la conciencia de una dimensión espiritual de nuestra existencia. Su obra multifacética proporciona una visión de las diversas dimensiones de la existencia humana en la que el microcosmos y el macrocosmos se reflejan mutuamente. La exposición reconoce que los tres aspectos de la vida y los intereses de af Klint -artista, investigadora y médium- son claves para revelar y comprender la práctica artística de af Klint. Su interés por el ámbito espiritual es fundamental en su desarrollo como artista y en su obra. Así pues, las pinturas que ahora pueden verse en Malmö invitan al espectador a un viaje a otra dimensión, a un viaje interior que, a su vez, es también hacia el exterior. Junto a la muestra se ha realizado un catálogo de la exposición, ricamente ilustrado, que reúne nuevas perspectivas sobre Hilma af Klint.

(Hilma af Klint. Artist, researcher, medium en el Moderna Museet Malmö. Hasta el 21 de febrero de 2021)