El IVAM inauguró el pasado 29 de julio la primera gran exposición en España dedicada a Gülsün Karamustafa y supone una oportunidad para conocer el trabajo de una de las artistas turcas vivas más internacionales y una de las voces más singulares del mundo del arte contemporáneo. Para entender su obra es importante saber lo que representa la ciudad de Estambul en su vida personal y profesional. Una ciudad situada en el cruce de caminos entre Asia y Europa, entre el Este y el Oeste, con todo lo que eso conlleva. Históricamente Estambul ha sido una ciudad cosmopolita con una gran riqueza étnica, cultural y confesional. La convivencia y los intercambios entre muy diferentes comunidades han sido una sólida garantía de su riqueza cultural.

Por este motivo, el trabajo de Karamustafa asienta sus sólidas raíces en su cultura y su gente, al tiempo que se proyecta alrededor del mundo, lo que incide en que sea una artista implicada y comprometida con su tiempo, que se interesa por ampliar conceptos, materiales, ideas y espacios artísticos. La obra de Karamustafa, como se refleja en esta exposición, enseña al espectador a  ampliar la mente, a ser más libre, a valorar lo que -debido a los estereotipos- se está perdiendo. Sus obras son una ventana abierta a un mundo casi desconocido que posee una gran riqueza.

(Gülsün Karamustafa en el IVAM, Valencia. Desde el 29 de julio hasta el 18 de octubre de 2020)