“Il vecchio mondo sta morendo. Quello nuovo tarda a comparire. E in questo chiaroscuro nascono i mostri” Antonio Gramsci

(El viejo mundo está muriendo. El nuevo tarda en aparecer. Y en este claroscuro nacen los monstruos). 

 

Con esta frase de Gramsci comienza la nueva muestra de Joan Fontcuberta en la Fundació Vila Casas, Barcelona. La obra de Fontcuberta se caracteriza por crear ficciones que parecen reales. Mediante la fotografía, diferentes objetos y materiales de archivo, el artista engaña a nuestro sentido común. Esta vez la muestra obedece a su lado más polémico.

En su proyecto Botswana Safari juega con una de las fotografías más famosas a nivel nacional: la del rey emérito ante el elefante que acaba de matar en Botsuana. No obstante, en el fondo se puede ver otra de las figuras más reconocibles del panorama: el Pequeño Nicolás. Ante esto se nos despliegan nuevas tramas alternativas a la de la foto que recorrió los periódicos. 

También cabe destacar la participación de Pilar Rosado en algunas de las obras. En Beautiful Agony, se toman imágenes de la página web www.beautifulagony.com. Esta página muestra, mediante subscripción, a varias personas teniendo orgasmos sin contexto. En estas imágenes se ha aplicado la tecnología GAN (red generativa antagónica, por sus siglas en inglés). Esta tecnología permite editar los vídeos sin que sea percibido por el ojo humano.

Fontcuberta vuelve a utilizar personas del ámbito público como Donald Trump, Silvio Berlusconi, Juan Carlos de Borbón o Dominique Strauss-Kahn. Las palabras del artista son lo que revelan mejor la intención del vídeo: «Se ha preferido optar por la exageración esperpéntica y la parodia, es decir, por una ficción que no pretende engañar sino, precisamente, revelar los mecanismos del engaño».

En otras de las obras podemos ver que juega de forma muy diferente con la narrativa. En Fahrenheit 451, Fontcuberta quema 451 ejemplares de diferentes idiomas de este mismo libro. Al contrario de la película, estos son salvados en el último momento. El artista, con esta acción simbólica, da la vuelta a un imaginario ya creado en torno a Fahrenheit 451

(Joan Fontcuberta – Monstruos en Fundació Vila Casas, Barcelona. Hasta el 23 de enero de 2022)