La Fundación Hasselblad acoge hasta el 10 de mayo la exposición Feast for the EyesThe Story of Food in Photography, comisariada por Susan Bright y Denise Wolff y organizada conjuntamente con la Fundación Aperture de Nueva York. La exposición muestra la historia de la fotografía de alimentos desde la década de 1850 hasta la actualidad tanto en el arte como la publicidad o la moda. El género ha existido desde los primeros días de la fotografía, pero es ahora cuadro goza de mayor popularidad quizás debido a las redes sociales. Comer es uno de los actos más mundanos y carnales, pero también es fundamental para nuestros rituales, religiones y celebraciones. La comida está constantemente presente tanto en la vida pública como privada.

Así pues, las fotografías de alimentos no son solo de alimentos, expresan mucho más allá, retratan nuestra vida y nuestra época. La comida ha sido y sigue siendo ampliamente representada. Las imágenes de comida, al igual que la comida misma, pueden plantear preguntas muy arraigadas en torno a ideas de familia, tradición, clase, género, raza, salud, placer y disgusto. Pueden expresar cómo vivimos y cómo nos valoramos y, en el mejor de los casos, conectarnos con nuestros sueños y deseos. En la muestra se acogen obras de más de 60 artistas de artistas como Henri Cartier-Bresson, Nan Goldin, Irving Penn, Cindy Sherman o Wolfgang Tillmans, entre otros.

(Feast for the EyesThe Story of Food in Photography en Fundación Hasselblad, Suecia. Desde el 29 de febrero hasta el 10 de mayo de 2020)