Santu Mofokeng, figura clave en la documentación fotográfica de la comunidad sudafricana, ha fallecido a los 63 años tras una larga enfermedad degenerativa. Mofokeng nació en Soweto en 1956, durante el apartheid y en un contexto en el que poco tiempo después se llevó a cabo el llamado Juicio por Traición a Nelson Mandela y otras 150 personas más por conspiración a escala nacional contra el gobierno. Años después, Mofokeng se convertiría en el retratista de esta comunidad sudafricana, documentando cómo era la vida en los municipios de Soweto y Dukathole, las protestas políticas que condujeron a la abolición del apartheid e, incluso, la histórica elección de Nelson Mandela como presidente en 1994. En sus series fotográficas se da buena cuenta de hasta qué punto el clima político inestable y cambiante que se vivía en Sudáfrica puede afectar a la vida cotidiana de todo el país. La obra, siempre en blanco y negro, de Mofokeng captaba la vida en transición, un país en constante cambio.

Santu Mofokeng ha sido internacionalmente reconocido como el discípulo de David Goldblatt, otro de los fotógrafos claves en la fotografía social sudafricana. Mofokeng poseía esa capacidad de documentar la intimidad, alejándose de una mirada sensacionalista, de capturar las cualidades emocionales y psicológicas de las personas a pesar del momento convulso en el que vivían debido a la violencia política imperante. Mofokeng deja como legado una obra honesta y limpia de la que fue su vida.