Ha fallecido a los 79 años Alberto Corazón. Este multifacético artista, que abarcó campos como la escultura, la pintura o el mundo editorial, nos ha dejado un gran legado en las artes plásticas. Nacido en Madrid en 1942, cursó Sociología y Ciencias económicas mientras completaba paralelamente sus estudios dentro del campo del dibujo y la pintura. Es entonces cuando a mediados de los sesenta funda Ciencia Nueva, una editorial que estaba formada por estudiantes vinculados al PCE y que fue cerrada pocos años después por el régimen franquista. En los años setenta, tras la clausura, es cuando Corazón explora su faceta más ligada al arte conceptual en la cual llega a la Bienal de Venecia junto a Tàpies y el Equipo Crónica en 1976. Simultáneamente, en 1973 crea Alberto Corazón Editor que precedió a Invención Gráfica SA, donde desarrolló su carrera de diseñador.

En el campo del diseño es donde encontramos una herencia inolvidable. Aunque los logotipos no lleven cartela con el nombre, Corazón dejó un bosque de imágenes imposible de no reconocer. Alberto Corazón ha diseñado logotipos como el de la ONCE, Renfe Cercanías, Universidad Autónoma de Madrid, La Casa de América, el Ministerio de Sanidad y Consumo o la SGAE. Esta faceta no se limitó únicamente al diseño de marca, sino que también destaca en el diseño industrial y gráfico en la elaboración de cartelería para eventos políticos y culturales. No dejó de trabajar hasta los últimos años, siendo también suyo la renovación de la página web de la Biblioteca Nacional en mayo de 2006. Por otro lado, ha obtenido numerosos premios y es reconocido internacionalmente. En 1989 ganó el Premio Nacional de Diseño y es el único europeo en haber recibido el premio a la Medalla de Oro del American Institute of Graphic Arts. Así mismo, fue nombrado miembro de la   Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y fundador y presidente de la Asociación Española de Diseñadores Profesionales. Más allá de todos los reconocimientos merecidos, esta figura clave del diseño español marcha regalándonos un concepto de diseño que no solo está ligado a la imagen corporativa, sino también al día a día y a la cotidianidad de muchos de nosotros.