La galería Juana de Aizpuru (Madrid) presenta FALADA, una muestra individual de Philipp Frölich. La exposición parte de la respuesta nacionalista de resistencia que surgió en Alemania tras la invasión napoleónica, que dio lugar a una serie de compilaciones de poesía, discursos patrióticos o cuentos populares trasmitidos hasta aquel entonces de manera oral. En esa línea, influidos por la corriente romántica del XVIII, habían trabajado durante años los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, usando como método una ardua labor de anotación y recopilación de relatos pertenecientes al imaginario popular alemán.

Philipp Fröhlich ha orientado su práctica hacia el estudio de estos cuentos, investigando otras versiones y fuentes que le han ido confiriendo una visión ampliada, que va más allá de los Grimm. Las series indagan en lo narrativo de la pintura, un terreno al que Fröhlich muy raras veces había accedido. En ellas hay una suerte de mal presagio que lo invade todo. Una imagen se repite en su pintura a lo largo de los años y que se manifiesta como una luz cegadora, como un claro en el bosque hacia el cual, como espectadores, nos sentimos atraídos. Como dice Ángel Calvo Ulloa en el texto de la exposición: «casi cualquier escena de Fröhlich se compone de un modo que potencia esa sensación de estar siendo atraídos hacia un lugar, sin posibilidad de decisión».

(FALADA, en Juana de Aizpuru, Madrid. Del 16 de diciembre de 2021 al 31 de enero de 2022)