«Un lugar donde el pensamiento se vuelve tranquilo entre las obras, sin prisas ni exigencias, mirando, sintiendo, experimentando, sin buscar nada más que ese momento fugaz de calma y bienestar”, así define Rosa Olivares la exposición Estructuras dedicada al trabajo fotográfico de Rafael Navarro y que ella misma ha comisariado. La muestra podrá verse en el Centro Niemeyer desde el 10 de octubre hasta el 12 de enero de 2020 y en ella se recorren los temas centrales de la producción del artista como son el cuerpo y la abstracción. Estructuras no actúa como una retrospectiva, sin embargo, recoge trabajos que Navarro realizó desde 1975 hasta este mismo año, incluyendo series como Formas (1975), Dípticos (1978-1985), TIentos (1995), Las formas del cuerpo (1996), Ellas (2000-2002), A destiempo (2011)Espacios (2012) y Arquitectura (2019), en todas ellas se encuentran los dos ejes temáticos principales que hemos mencionado anteriormente. La exposición está ordenada de manera cronológica, por lo que la serie Dípticos recibe al espectador, una obra fundamental en la historia de la fotografía española y que puede verse al completo en Avilés. A partir de ella, se van sucediendo el resto de trabajos mostrando una continuidad en su obra que, además, reflejan puntos de inflexión, de ruptura y de innovación.

Probablemente, el trabajo más ambicioso de Navarro sea Dípticos, un trabajo narrativo que está compuesto por 69 piezas que se organizan en collages y que fusionan paisaje con arquitectura, signo con retrato, etc. En Tientos, el artista presenta los cuerpos como objetos aislado, aludiendo al cuerpo desnudo (su tema más recurrente) y apreciándose un nexo entre los cuerpos y la abstracción construida a base de sombras y repeticiones. En la exposición también se refleja la madurez de la obra de Navarro con el cambio de formato, empezando con formatos pequeños para sus primeras imágenes a otros mayores en sus trabajos posteriores aprovechando los avances técnicos. Rafael Navarro lo define como «el paso del susurro del formato íntimo al grito sobre un cuerpo sobredimensionado».

(Estructuras de Rafael Navarro en el Centro Niemeyer, Avilés. Desde el 10 de octubre hasta el 12 de enero de 2020)