LABoral Centro de Arte acoge hasta el 21 de diciembre la exposición Equivocada no es mi nombre, comisariada por Semíramis González, y que plantea un recorrido por las obras de artistas de trayectoria tanto nacional como internacional que trabajan denunciando la violencia contra la mujer desde el lenguaje visual, como el vídeo, la instalación o la performance. La exposición coincide con fechas como 23 de septiembre, Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, o el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que actualmente se hace más necesarios que nunca en vista de los datos alarmantes: una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual; cerca de 750 millones de mujeres y niñas fueron casadas antes de cumplir 18 años; más del 70% de las víctimas de trata son mujeres y niñas, de las que tres de cada cuatro son explotadas sexualmente. Contra esto, el arte como arma, como herramienta transformadora de la realidad.

Así pues, la exposición recoge obras de artistas como Pilar Albarracín, Yolanda Domínguez, Sandra Paula Fernández, Ana Gallardo, Sukran Moral, Esther Pizarro, Martha Rosler y Amalia Ulman, y propone una reflexión sobre la creación artística y el activismo feminista a la vez que plantea nuevos debates sobre las distintas manifestaciones de la violencia contra las mujeres. Para la muestra se ha realizado una pequeña selección de las cientos de artistas que durante décadas han denunciado la violencia contra la mujer a través de sus obras, y mediante ella se plantea un recorrido amplio por algunas de las muchas vías en las que el patriarcado agrede a las mujeres por el simple hecho de serlo.

(Equivocada no es mi nombre en LABoral Centro de Arte, Gijón. Desde el 27 de septiembre hasta el 21 de diciembre de 2019)