Eudald Espluga. Fotografía: Laia Serch